Madrid-Valencia por 9,45 euros “a todo gas”

n unos momentos confusos en los que la demonización de los motores diesel, las dudas en los de gasolina, el alto coste de los vehículos híbridos y la escasa infraestructura para recargar los automóviles eléctricos, el GNC (gas natural comprimido) aparece en este panorama con mucha fuerza, y lo hace de la mano de Seat.

Sí, no es una invención de hoy, como tampoco lo son los motores eléctricos, ni los diésel ni mucho menos los de gasolina. Los automóviles híbridos con motores adaptados al uso de gasolina y gas – como poco- ya se utilizaban, en el sector del taxi- en la década de los setenta, aunque lo solucionaban con apañadas adaptadores caseros y un par de bombonas de butano almacenadas en el maletero. Hoy por hoy, Seat ha percibido un gran potencial en el sector de los TGI, o sea: motores que se alimentan de GNC (Gas Natural Comprimido) y que para ganar una mayor autonomía, mantienen un pequeño depósito de gasolina que nos evitará la ansiedad de no encontrar una estación de recarga de gas. Si, en estos momentos hay más o menos setenta puntos de venta de gas, aunque a finales de este año se estima en más de cien en toda la geografía española. Pero, como en otros casos, este es un tema que poco a poco se irá subsanando, quizá con mayor celeridad que estaciones de servicio para recargar propulsores eléctricos.

Con un precio medio de 90 céntimos de euro por kilogramo de GNC (lo que quiere decir que en unos servicios cuesta 0,82 y en otras 0,92) estos motores que Seat ya equipa en sus modelos León TGI (cinco puertas y ST), Arona TGI y Ibiza TGI, son tanto la solución como respuesta inmediata por el bajo nivel de contaminación, por su coste por kilómetro, por su movilidad ilimitada y, también, por el precio asequible del vehículo. Un dato: un modelo TGI de Seat, cuesta mil euros más que el mismo modelo en versión diésel o gasolina. Pero lo que convence es su coste por kilómetro. Los motores TGI son un 30% más económicos que los diesel; un 50% que los gasolina; un 25% más que un vehículo híbrido no enchufable y un 10% más barato que uno alimentado por GLP. Los cambios en los vehículos son nulos, tanto en su estética como en su conducción. La gran modificación se encuentra en que su depósito de combustible se reduce al máximo (solo caben nueve litros de gasolina) para añadirle un depósito de refrigerante y dar mayor cabida al depósito de gas que, en realidad, es que le da mayor autonomía En cifras, tras un recorrido que se inició en Madrid y terminó en Barcelona, pasando por Valencia; con una conducción normal, tanto en ciudad como en autopista, el coste por kilómetro arrojó entre 3,15 y 3,28 euros cada 100 kilómetros, un resultados imbatible para motores térmicos convencionales.

Fuente: larazon.es

 

Tabla de ahorro de vehículos con autogas GLP. Julio 2019

¿Cuánto puedo ahorrar con la transformación de mi vehículo a autogas GLP? Averígualo con nuestra tabla de ahorro, que tiene en cuenta el consumo de tu coche y los kilómetros recorridos al año.

Para su elaboración se han empleado los precios actuales correspondientes al mes de julio de la gasolina y el GLP, que son de media 1,37€/litro y 0,71€/litro respectivamente. Cabe destacar que estos valores pueden variar ligeramente según la localidad o la estación de servicio.

El resultado se expresa en euros ahorrados anualmente y se trata de una estimación ya que, dependiendo del vehículo y sus condiciones, la variación de consumo de gasolina a GLP puede diferir, aunque nunca de una forma muy significativa.

 

 

Cómo convertir un coche de gasolina en un híbrido de gas, y obtener la etiqueta ECO

Si tu coche de gasolina no es bien recibido ya hoy en día en las grandes ciudades españolas, no hace falta achatarrarlo… sobre todo cuando no puedes invertir en un nuevo vehículo más verde. Mediante la instalación de un kit GLP (Gas Licuado del petróleo) o GNC (Gas Natural Comprimido), según el tipo de gas que decidas, podrás además adquirirla tan ansiada etiqueta medioambiental ECO de la DGT.

En España, te aseguramos que es totalmente legal esta transformación, siempre que se realice claro en centros homologados que te darán absoluta seguridad y garantizan que los kits de instalación cumplen con la normativa, la R-67 para GLP o la R-110 para GNC.

Pero, ¡ojo! Aunque la adaptación para contar con un coche de gas se puede realizar en vehículos a partir de la normativa europea de emisiones Euro3, solo los vehículos Euro4 en adelante transformados se convierten directamente en coches con la etiqueta ECO; es decir, los que ahora cuentan con etiqueta C.

ASÍ ES EL KIT DE ADAPTACIÓN

DEPÓSITO. Se requiere primero instalar un depósito que puede ser de tipo toroidal, si va en el hueco de la rueda de repuesto, o de tipo cilíndrico, que suelen ir bajo los asientos traseros y el maletero. Construidos en fibra de carbono o acero, disponen de unas válvulas especiales que van liberando el gas poco a poco si, por ejemplo, se produce un accidente. Para vehículos GNC se utilizan unos depósitos más resistentes, ya que deben almacenar el gas a una presión máxima de 200 bar, frente a los 7,5 que necesita el GLP.

BOCA DE CARGA. Se suele aprovechar el propio hueco original junto a la boca de llenado de la gasolina y bajo la misma tapa. Si no hay espacio suficiente, se busca un hueco en el lateral del vehículo. El repostaje es hermético, a la menor fuga se bloquea al instante y cierra el paso de combustible.

TUBERÍA CONDUCTORA. Lleva el gas desde el depósito a la parte delantera del motor y se conecta a la electroválvula de corte.

CONMUTADOR. Mando de control que se instala próximo al salpicadero mediante el cual se selecciona el modo en el que se quiere circular (gas o gasolina). También indica el nivel de gas que nos queda en el depósito.

INYECTORES. Son los encargados de inyectar el gas en el colector de admisión para, seguidamente, entrar en la cámara de combustión (cilindros).

ELECTROVÁLVULA DE CORTE. Ensamblada en el reductor, corta el caudal de gas cuando el motor se para o cuando se selecciona otro combustible como sistema de alimentación.

CENTRALITA. Se encarga de controlar la dosificación del gas y el momento de inyectarlo en el motor, en base a los datos recibidos por el sensor de presión, temperatura del gas, revoluciones del motor y del tiempo de inyección en gasolina.

REDUCTOR-VAPORIZADOR. Baja y estabiliza la presión del gas a los parámetros necesarios para que el sistema funcione correctamente. En este proceso el GLP pasa de fase líquida a gaseosa, mientras que el reductor en GNC es mucho más férreo ya que maneja un intervalo de presiones mucho más altas.

CÓMO ES EL PAPELEO

Una vez realizada la adaptación hay que pasar por la ITV para incorporar a la ficha técnica la reforma. Después, solo queda acudir a Tráfico para que recatalogue el vehículo y así pueda expedir el distintivo ambiental correcto. Es aconsejable hacerse con una garantía mecánica adicional, ya que con la manipulación para gas la garantía de fábrica queda invalidada.

Fuente: autopista.es

 

Schweppes Suntory España apuesta por la movilidad sostenible

Schweppes Suntory España, filial del grupo japonés Suntory, multinacional de productos de gran consumo, ha dotado a su equipo comercial en Madrid de coches Renault con tecnología GLP, suministrados por la compañía de renting y gestión de flotas ALD Automotive.

Con una entrega inicial de 34 vehículos Renault Clio Societé GLP, arranca oficialmente el plan de movilidad 2030 de Schweppes Suntory España, en línea con la estrategia de sostenibilidad de la compañía, que tiene el objetivo de continuar incorporando en su flota tecnologías ECO (GLP, GNC e híbridos), en función de las renovaciones de los contratos en vigor, para que en 2030 la totalidad de sus vehículos sean 0 % emisiones.

Carmen Guembe, directora de comunicación, relaciones institucionales y sostenibilidad de Schweppes Suntory España, señala que “este plan de movilidad es un paso más en nuestra estrategia de sostenibilidad y en el camino hacia una economía circular con la que nos sentimos fuertemente comprometidos. En este sentido, recientemente hemos adquirido otros compromisos como que en 2030 todas nuestras botellas de plástico sean 100 % sostenibles, procedentes de plástico reciclado o bio plástico, y que nuestro packaging total sea 100 % reciclable en 2025”.

Los vehículos que se acaban de entregar tienen el distintivo ECO de la DGT, y permiten acceder a centros urbanos de ciudades como Madrid.

Fuente: rrhhpress.com

 

‘Operación salida’ en el precio de gasóleo y gasolina: ya van tres semanas de alzas

El precio de la gasolina y del gasóleo ha encadenado su tercera semana consecutiva de subidas, con lo que consolida una nueva tendencia alcista y se sitúa en máximos en lo que va de verano. En concreto, el precio medio del litro de gasolina se ha encarecido un 0,76%, hasta situarse en los 1,321 euros, mientras que el precio medio del litro de gasóleo ha subido esta semana un 0,41%, para situarse en los 1,21 euros, según datos del Boletín Petrolero de la UE consultado por Europa Press.

Ambos carburantes consolidan así la tendencia alcista en la que entraron a finales del pasado mes de junio y que les ha llevado a sumar en lo que va de verano una subida tras otra. En lo que va de año 2019, el precio del litro de gasolina acumula un encarecimiento del 12%, mientras que el litro de gasóleo es un 7% más caro.

Con este nivel de precios, el llenado de un depósito medio de gasolina de 55 litros cuesta actualmente 72,65 euros, 7,8 euros más caro que a principios de año, mientras que en el caso del gasóleo asciende a 66,55 euros, 4,45 euros más caro que a comienzos de enero.

El barril de crudo 

El incremento registrado en las últimas fechas en los precios de los carburantes viene acompañado del repunte en las últimas semanas en el precio del petróleo, especialmente la pasada semana. El barril de crudo Brent, de referencia en Europa, cotizaba este jueves a 63,57 dólares, mientras que el Texas americano se intercambiaba a 56,62 dólares.

La gasolina sigue estando más barata en España que en la media de la UE y la zona euro, donde el precio medio de venta al público del litro se ha contenido e incluso ha bajado. Así, el combustible Euro-Súper 95 se sitúa en 1,446 euros y 1,495 euros, respectivamente, mientras que el litro de gasóleo cuesta de media 1,329 euros en la UE y 1,328 euros en la eurozona.

El menor nivel de precios finales con respecto a los países del entorno se debe a que España, pese a las subidas del IVA, a los mayores impuestos y a los gravámenes al biodiésel, sigue contando con una menor presión fiscal, en general, que la media comunitaria.

Fuente: lainformacion.com

 

Bruselas prepara la denuncia contra España por la contaminación de Barcelona y Madrid

La Comisión Europea puede denunciar España ante el Tribunal de Justicia de la UE el próximo 25 de julio si no se toman medidas urgentes para reducir la contaminación en el área metropolitana de Barcelona y en Madrid.

El primer paso fue la carta enviada esta semana por el comisario europeo de Medio Ambiente, Karmenu Vella a la ministra española de Transición Ecológica, Teresa Ribera que se conoció ayer. En la misiva, se pide un reforzamiento de las medidas de calidad del aire ante el incumplimiento de los límites que marca la normativa de la UE.

Hoy fuentes europeas han indicado que, si no hay una respuesta rápida, la decisión de denunciar el caso al tribunal de la UE, con el riesgo de imposición de fuertes multas, podría tomarse a finales de este mes, en concreto el 25 de julio.

Se lo están planteando, aunque aún no hay decisión tomada. Dependerá también de la respuesta de las autoridades españolas. La reversión del proyecto Madrid Central ha hecho sonar las alarmas en Bruselas, y ha reactivado un tema, el del incumplimiento de los límites de contaminación en las grandes ciudades españoles, que lleva años arrastrándose.

España ya se salvó in extremis en mayo de 2018 de ser denunciada al tribunal de justicia por los elevados niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en Madrid y en el área metropolitana de Barcelona. En aquella ocasión, 6 países fueron denunciados al tribunal por no respetar los límites de contaminación atmosférica. En concreto, Francia, Alemania y el Reino Unido lo fueron por no respetar los límites de dióxido de nitrógeno (NO2), y tres países más, Hungría, Italia y Rumania, por los elevados niveles de partículas (PM10).

España se salvó al considerar la Comisión Europea que “las medidas que se están adoptando o que están previstas parecen ser las adecuadas para hacer frente a las carencias detectadas, siempre y cuando se ejecuten correctamente”. España se libró pero con la advertencia de que se seguiría “supervisando de cerca” la ejecución y la eficacia de estas medidas. Evidentemente, la retirada de Madrid Central va en dirección contraria a las promesas de 2018 que permitieron evitar la denuncia ante el Tribunal de Justicia, y la potencial denuncia vuelve a estar sobre la mesa.

Fuente: lavanguardia.com

 

Seat León de gas, cómo recorrer 1.192 kilómetros por 41,52 euros

La marca española Seat, que abandera el desarrollo de GNC dentro del Grupo VW, ha lanzado una gran ofensiva para demostrar que tener un coche de gas natural comprimido es perfectamente compatible con un uso normal, pero que además es muchísimo más barato que con un combustible convencional.

Para ello ha emprendido su particular vuelta a España con este tipo de tecnología y, después de ir de Madrid a Barcelona y de la Ciudad Condal a Valencia, en una primera etapa, ha embarcado a otro grupo de periodistas, en el que se encontraba La Tribuna de Automoción, a bordo de un León 5 puertas 1.5 de 130 CV de GNC, para cubrir la distancia que separa Madrid de Sevilla, ida y vuelta, pasando por Mérida.

En total, el pelotón conformado por cuatro vehículos (dos León, uno de ellos la versión familiar; un Arona y un Ibiza) ha recorrido 1.192 kilómetros, y en el caso del modelo empleado por este periódico, ha sido necesario hacer un desembolso de 41,52 euros, o lo que es lo mismo, un consumo de 3,48 euros cada 100 kilómetros.

Para hacer un gasto parecido, teniendo en cuenta que el gasóleo está a 1,201 y la gasolina a 1,308, según el Boletín Petrolero de la UE, habría que haber empleado solo 2,85 litros de diésel a los 100 kilómetros y 2,66 con bencina.

Estos datos están lejos de los que homologa Seat con estos dos combustibles, incluso con versiones menos potentes que alcanzan los 4,2 l/100 km (TDI 1.6, 115 CV) y los 4,8 (TSI 1.0 115 CV), según el protocolo actual WLTP.

La diferencia de precios entre gasineras se suaviza

En total, la unidad empleada por este periódico ha necesitado un total de 45,75 kilos de gas (cada depósito tiene espacio para 17,3 kilos) para cubrir un recorrido que ha incluido el paso también por Toledo, de lo que se desprende que el precio medio del combustible que se ha necesitado ha sido de 0,908 euros por kilo. Durante todo el recorrido se repostó cinco veces, siendo el precio más alto el que marcan las gasineras de Naturgy (0,926 euros) y el más barato el de Ham de Mérida, donde el kilo se cotizaba a 0,83 euros.

La diferencia de precios del GNC que se han observado en esta ocasión entre diferentes estaciones de servicio son mucho más suaves que las que se pusieron de manifiesto en junio de 2018 por esta publicación, cuando detectó variaciones de hasta el 36%. No obstante, sí que, en parte se ha reducido la diferencia, por un incremento del precio en las de menor coste.

La siguiente etapa que recorrerá Seat será en septiembre cuando cubra la distancia que separa Madrid de Bilbao para luego alcanzar Barcelona, mientras que más adelante desde el fabricante del Grupo VW pretenden realizar un recorrido por el norte, en lo que sería el cuarto periplo.

Por el momento, Seat ha vendido 2.110 coches de GNC en lo que va de año, frente a los 2.311 de 2018. Sin embargo, hay que recordar que hasta abril no hubo unidades de gas disponibles, por lo que realmente esta cifra se ha conseguido en tan solo tres meses.

Fuente: latribunadeautomocion.es

 

El gas licuado, la solución para entrar a Madrid Central con un coche antiguo

Cuando el Gobierno dio luz verde al programa de subvenciones a la movilidad eficiente y sostenible (MOVES), la industria del gas licuado no daba crédito con que no fuera a parar ni un euro a los conductores particulares de vehículos GLP. Fue hace unos meses cuando el Ejecutivo de Pedro Sánchez anunció una serie de ayudas para empujar a los españoles a comprarse coches poco contaminantes, pero según denuncia el sector del gas licuado, a su energía “limpia y sostenible” le han dado la espalda. Solo otorgaron una pequeña cuantía a los vehículos pesados.

No entendemos bien la obsesión de la Administración con el coche eléctricocuando el gas licuado es otra excelente solución al problema de la contaminación”, asegura el presidente de GasLicuado, Xavier Martínez, en una entrevista con Libre Mercado. Esta asociación agrupa a las principales compañías que importan, envasan y comercializan autogas, propano y butano en España: Cepsa, Disa, Primagas, Repsol y Vitogas. El autogas es el GLP que se utiliza en los vehículos.

Martínez explica que la convivencia de los coches con combustible GLP “es perfectamente compatible con los eléctricos porque los dos persiguen el mismo objetivo, que es la reducción de emisiones”. Como su alternativa también lo cumple, piden al Gobierno “neutralidad tecnológica” a la hora de elaborar su hoja de ruta para la llamada Transición Energética de España.

En la misma línea ha ido el director general de GasLicuado, Santiago Pérez, quien se mostró “preocupado” por el hecho de que “la Administración esté apostando por una sola energía, que es la energía eléctrica que provenga de renovables, cuando el GLP también es un complemento perfecto para la energía solar o la eólica”. Por ello, el directivo ha pedido que “no se le pongan trabas ni dificultades” al gas licuado cuando es una alternativa que “puede mejorar la calidad del aire y actuar contra el cambio climático”.

Dentro de la automoción, Pérez considera un error tener “una visión tan cerrada”, cuando “hoy el GLP puede reducir de una forma rápida la contaminación de las ciudades“. Tanto es así, “que si todos los coches de la ciudad fueran GLP, la contaminación estaría en unos niveles tan poco dañinos que sería casi cero”, añade. Para él, que su sector se haya quedado “completamente fuera del Plan MOVES” supone “una discriminación que lanza a los conductores el mensaje de que se tienen que comprar un coche eléctrico sí o sí”. Aunque no lo hacen, apunta Martínez, porque las últimas medidas anticoche de los políticos han provocado que “los conductores estén desorientados” y opten por acudir al “mercado de segunda mano”.

Entrar a Madrid Central con un coche viejo

Pero la protección del medio ambiente no es la única ventaja de los coches con combustible GLP. Para el bolsillo de los consumidores, el precio de esta energía es uno de sus grandes atractivos por muchos aspectos. El primero, es que comprar un coche nuevo GLP es más barato de media que uno eléctrico simplemente “porque nuestra tecnología está más desarrollada”, matiza Martínez. El coste del combustible también es más económico en comparación con la gasolina o el diésel, ya que el litro de gas está sobre los 0,63 euros, mientras que los de los otros dos combustibles pueden superar los 1,20.

Y por último, la principal particularidad del GLP es que permite adaptar los coches antiguos a este combustible en unas pocas horas incorporando un depósito de gas en el maletero y convirtiéndolos en vehículos Eco. Todos los gasolina matriculados a partir de 2006 y los diésel, a partir de 2015 se pueden apuntar a esta transformación. “Convirtiéndose a GLP, los vehículos contarán con la autorización de entrar a Madrid Central y al resto de ciudades de más de 50.000 habitantes donde se va a restringir el tráfico en los próximos años”, explica Martínez.

Aunque el peso de esta energía sólo representa al 2% del total del mix energético en nuestro país, las matriculaciones de autogas se han disparado con casi 12.000 nuevas unidades de enero a mayo, lo que ya suman cerca de 90.000 vehículos en total en España, un territorio que tiene 600 estaciones de repostaje.

Fuente: libremercado.com

 

La justicia reactiva provisionalmente las multas de Madrid Central

Han pasado sólo unos días desde que Madrid Central perdiera su efectividad punitiva y ya vuelve a ser noticia. El nuevo equipo de gobierno de la capital acordó la eliminación de las multas de la zona de bajas emisiones de Madrid a través de una moratoria que entró en vigor el 1 de julio y que se iba a extender hasta el 30 de septiembre.

Ecologistas en Acción y Greenpeace tomaron medidas legales y el Juzgado Contencioso Administrativo número 24 de Madrid les ha dado la razón. El juez ha determinado la invalidez de la medida política por ir en contra de los intereses generales. Puedes consultar el auto completo al final de este artículo.

El juez no ve razón para aplicar una segunda moratoria

Después de que el nuevo alcalde de Madrid José Luis Martínez Almeida (Partido Popular) acordase junto a Cristina Villacís (Ciudadanos) en la Junta de Gobierno el pasado 27 de julio la paralización de las multas de Madrid Central vía una nueva moratoria en las multas de la zona de bajas emisiones, Ecologistas en Acción y Greenpeace presentaron un recurso contencioso administrativo ante la justicia madrileña.

El juzgado número 24 de Madrid ha admitido a trámite la petición y ha resuelto de manera “cautelar y provisionalísima” la suspensión del acuerdo adoptado por la Junta y, por lo tanto, la propia moratoria en las multas de Madrid Central hasta que el juez Jesús Torres Martínez tome una decisión en firme sobre la decisión a la espera de las alegaciones que pueda presentar el ayuntamiento.

El juez ha determinado que no hay razón para aplicar una moratoria cuando Madrid Central ya estaba en vigor y sabiendo que ya hubo una primera moratoria informativa al materializarse el control de tráfico en la zona de bajas emisiones en noviembre de 2018. Por otra parte el magistrado también ha considerado que esta segunda moratoria produce una “evidente emisión de gases contaminantes en la zona de bajas emisiones al permitir la entrada de vehículos contaminantes no autorizados que pueden circular sin control, generando un perjuicio contra el interés público” y “una lesión contra los intereses generales”.

Además el auto también destaca que medidas como Madrid Central “resultan imprescindibles” para “cumplir con la legalidad europea e internacional en materia de contaminación que tienen por objeto mejorar la calidad del aire que respiramos los ciudadanos en Madrid”. No cabe recurso contra esta medida cautelar.

Así, el Ayuntamiento de Madrid, tras recibir la notificación de la suspensión cautelar de la medida el pasado sábado tal y como confirmaron a través del perfil de Twitter Línea Madrid, acaba de anunciar por el mismo canal que hoy lunes 8 de julio que la moratoria de multas queda temporalmente suspendida.

De esta manera, las multas han quedado reactivadas desde la madrugada de hoy, lo que significa que las restricciones al tráfico vuelven a ser efectivas para aquellos vehículos de no residentes que circulen por el área de exclusión sin etiqueta medioambiental o para aquellos que con etiqueta B o C circulen sin aparcar en aparcamiento público. Las multas aplicadas son de 90 euros que se quedan en 45 euros con pronto pago.

Todo ello teniendo en cuenta que un segundo juez en este caso del Juzgado Contencioso Administrativo número 7 ha denegado medidas en el mismo sentido, pero en este caso por la iniciativa tomada por el PSOE y solicita las alegaciones del Ayuntamiento de Madrid antes de tomar ningún tipo de decisión.

No obstante, según informa El País, el consistorio ya ha dejado clara su intención de recurrir el auto pese a la petición de la Plataforma en Defensa de Madrid Central ha solicitado al gobierno municipal que no lo haga. Esto significa que si se admiten las alegaciones presentadas por la alcaldía, las sanciones podrían volver a quedar sin efecto.

La moratoria aplicada por Martínez-Almeida pretendía dejar sin efecto a Madrid Central, una medida que de manera casi inmediata contó con el rechazo frontal de múltiples colectivos que en la más multitudinaria de las manifestaciones el sábado 29 de junio congregó a 10.000 personas según la policía y más de 60.000 según los organizadores.

Fuente: motorpasion.com

 

Las ventas de vehículos de GNC crecieron un 26% hasta junio de 2019

El parque de vehículos de gas natural sigue creciendo. El pasado mes de junio de 2019 las ventas de vehículos propulsados por GNC (Gas Natural Comprimido) o GNL (Gas Natural Licuado) han contabilizado ni más ni menos que 17.932 unidades, lo que supone un crecimiento del 26% en lo que llevamos de año. El aumento de las matriculaciones se registra especialmente en el sector del transporte de mercancías y pasajeros con una subida del 62% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

En lo que llevamos de 2019 se han contabilizado 3.716 vehículos a gas natural, de los cuales 2.406 son turismos, 755 furgonetas, 335 camiones y 220 autobuses. Cada vez son más los particulares que ven en el gas natural vehicular una solución asequible y válida de movilidad sostenible a la hora de comprar un coche nuevo. Y es que además se benefician del distintivo ECO de la DGT (Dirección General de Tráfico).

El crecimiento de las ventas está ligado al de la infraestructura, un factor clave para la popularización del gas natural vehicular y que, en definitiva, pueda rivalizar de manera directa con el GLP de automoción (Autogas), el principal combustible alternativo que hay disponible a día de hoy en el mercado español. Durante el primer semestre de este año se han abierto siete nuevas estaciones de repostaje de gas natural.

Las previsiones que barajan en GASNAM es que de cara al año 2021 en España haya más de 200 «gasineras». Es decir, puntos de repostaje de gas natural. Disponer de una red que cubra todo el territorio nacional es clave para conseguir la masificación de este combustible alternativo, especialmente entre los conductores particulares, puesto que en el mundo profesional ya está muy extendido.

Por otra parte, y a modo de curiosidad, cabe señalar también que grandes fabricantes de automóviles como el Grupo Volkswagen vienen apostando desde hace tiempo por el GNC como opción asequible de movilidad sostenible. Marcas como Fiat, SEAT, Skoda o la propia Volkswagen cuentan en sus gamas con más de un modelo preparado para funcionar con dicho combustible.

Fuente: motor.es