mantenimiento GLP

Mantenimiento de un coche transformado a GLP: ¿Cómo se hace?

La transformación de un vehículo a GLP se debe realizar en talleres especializados en este tipo de conversiones. En primer lugar, porque son los que están autorizados para la instalación de los equipos. Y, además, porque tienen los conocimientos necesarios y saben cómo realizar el mantenimiento adecuadamente. 

De hecho, una de las dudas más habituales que tienen los usuarios que están planteando adaptar su vehículo es qué mantenimiento requiere. En realidad, es un mantenimiento más sencillo que el de los vehículos tradicionales, y vas a ver por qué en este artículo. Además, vamos a responder algunas de las preguntas que más nos hacen las personas que vienen a transformar su coche a GLP en Gasmoción.

 

¿Cada cuánto se debe hacer el mantenimiento del coche transformado?

Lo primero que respondemos cuando alguien nos hace esta pregunta es que, en la propia instalación, se hace una comprobación exhaustiva inicial para verificar que el funcionamiento es correcto. 

Además, una vez se ha transformado el coche a GLP, debe realizarse un primer mantenimiento pasados 1.000 kilómetros, a modo de control.

Posteriormente, se recomienda realizar el mantenimiento de forma periódica cada 20.000 o 25.000 kilómetros, aproximadamente.

 

¿Qué se comprueba en el mantenimiento de los vehículos de gas?

El taller especializado en la conversión a GLP se encarga de realizar el mantenimiento ordinario, que puede incluir, dependiendo del sistema instalado, las siguientes acciones:

  • Cambio de filtro, una de las acciones comunes a todos los sistemas en el mantenimiento periódico.
  • Control visual de todo el sistema en busca de imperfecciones.
  • Control de estanqueidad.
  • Revisión de las conexiones eléctricas
  • Control de la presión del reductor.

Dependiendo del sistema de GLP que se haya instalado, es posible que se requieran acciones adicionales como:

  • Cambio en las membranas de la evaporadora 
  • Reabastecimiento en el líquido lubricante de válvulas 

 

¿Cómo es el proceso de revisión y mantenimiento?

En Gasmoción trabajamos siguiendo, siempre, un protocolo exhaustivo de revisión en los mantenimientos periódicos y ordinarios. Para ello, se llevan a cabo los siguientes pasos:

  1. El cliente trae el coche al taller especializado de la red de Gasmoción.
  2. Con el vehículo parado, se introduce en la máquina de diagnosis para comprobar que no hay ningún fallo o error en el sistema ni en el vehículo.
  3. Se procede a la sustitución de filtros. En este momento, se elimina el gas residual que pueda quedar en el circuito y se limpia.
  4. Una vez se han colocado los filtros nuevos, se vuelven a fijar las tuberías del circuito. Además, se comprueba que estén en perfecto estado.
  5. Con un detector de fugas electrónico, se comprueba la estanqueidad del sistema. Así, verificamos que, tras la sustitución de filtros, no hay ninguna fuga. 
  6. Posteriormente, se arranca el vehículo y se introduce, de nuevo, en el programa de diagnosis, para comprobar que sigue sin haber ningún error tras la manipulación.
  7. Además, se comprueba que todos los parámetros del sistema de GLP estén correctos.

Tras realizar el mantenimiento y comprobar el perfecto funcionamiento del vehículo, en Gasmoción siempre damos toda la información de forma transparente al cliente. 

Como ves, realizando el mantenimiento periódico cada 20.000 kilómetros, el vehículo transformado a GLP permanece con la máxima garantía de funcionamiento. Además, a medida que va avanzando el kilometraje, el taller especializado siempre informará sobre las acciones adicionales de mantenimiento que haya que llevar a cabo, explicando al usuario la razón detrás de cada una de ellas. 

Si quieres más información sobre cómo realizamos el mantenimiento o sobre la propia conversión a GLP, ¡solo tienes que llamarnos!

depósitos de GLP

¿Qué depósitos de GLP se pueden instalar en los vehículos?

La conversión de un coche gasolina o diésel a GLP es una alternativa a la que recurren cada vez más usuarios que buscan opciones de movilidad más sostenibles. No en todos los casos es posible llevar a cabo la conversión, pero sí en la mayoría. Y, en estos casos, es importante conocer cuáles son los distintos depósitos de GLP que se pueden instalar en cada vehículo. 

La transformación a GLP en cualquier vehículo consiste, de modo muy resumido, en incorporar un depósito de GLP para que el coche circule, indistintamente, con GLP o con su combustible original, ya sea diésel o gasolina. Pero, ¿qué tipos de depósitos de GLP son los que se pueden instalar en los vehículos?

A lo largo de este artículo te vamos a explicar qué tipos de depósitos de GLP se instalan más comúnmente, así como otros aspectos relevantes como la capacidad máxima de dichos depósitos, o el espacio en el que se colocan.

 

Tipos de depósitos de GLP que se pueden instalar en los vehículos

Tal y como hemos comentado, hay varios tipos de depósitos de gas licuado de petróleo que se pueden incorporar en los vehículos que se transforman a GLP. La decisión sobre qué tipo de depósito es más adecuado suele recaer en el taller especializado. Este, según las características del coche y la demanda del cliente, aconseja sobre la mejor opción.

A continuación te explicamos cuáles son los depósitos de GLP que se suelen instalar cuando transformamos un coche a gas:

 

Depósito toroidal interior

Este tipo de depósito se instala generalmente en el espacio reservado para la rueda de repuesto del vehículo, dentro del maletero. Tiene una forma de dona o toroide y está diseñado para maximizar el espacio de carga del vehículo. Son muy populares debido a su diseño compacto y eficiente en términos de espacio.

 

Depósito toroidal exterior o subterráneo

Este tipo de depósito se instala debajo del vehículo, generalmente en el espacio entre los ejes delantero y trasero. Está diseñado para ser discreto y no ocupar espacio en el interior del vehículo ni afectar su capacidad de carga. Son una opción popular para aquellos que desean mantener el aspecto exterior del vehículo sin modificaciones visibles.

 

Depósito cilíndrico

Estos depósitos tienen una forma similar a un cilindro y se instalan en diferentes ubicaciones del vehículo, como en el maletero o en el espacio de carga. Vienen en una amplia variedad de tamaños para adaptarse a diferentes vehículos y necesidades de almacenamiento de GLP. Se suele colocar en el fondo del maletero, y es una opción que puede interesar a vehículos más grandes tipo 4×4.

 

¿Qué factores influyen a la hora de decidir qué depósito de GLP instalar?

Los usuarios que quieren transformar su coche a GLP y acuden al taller especializado de Gasmoción para hacerlo reciben asesoramiento personalizado sobre qué depósito instalar. Para ello, se tienen en cuenta variables como:

  • Capacidad. Los depósitos tienen distintas capacidades, que van desde los 35-80 litros en el caso de los depósitos toroidales, y que pueden llegar hasta los 160 litros en los cilíndricos. Normalmente, se suele incorporar un depósito cuya capacidad sea similar a la del depósito original de combustible, aunque los propios técnicos de cada taller son los que decidirán qué capacidad es más adecuada para cada tipo de vehículo.
  • Tamaño del vehículo. Como decíamos antes, los coches más grandes, estilo 4×4 o ranchera, pueden incorporar con más facilidad depósitos cilíndricos en el maletero que los turismos tradicionales. Por tanto, el tamaño del vehículo también condiciona el tipo de depósito a elegir. 
  • Rueda de repuesto. En la mayoría de los turismos se suele instalar un depósito toroidal interno, que va colocado en el hueco de la rueda de repuesto para no quitar espacio en el maletero. Esto significa que la rueda de repuesto ya no estaría, y puede haber algunos clientes que prefieran barajar otras opciones para mantener este componente. 

 

Otros aspectos a tener en cuenta sobre los depósitos de GLP

Si estás pensando en transformar tu coche a GLP, seguramente te sobrevolarán algunas dudas alrededor antes de la instalación. Por eso, vamos a aclarar algunas de las más frecuentes ahora:

  • La autonomía de los depósitos de GLP se suma a la de los depósitos originales, lo que hace que tengamos casi el doble de autonomía tras la conversión a GLP. Recuerda que, con el coche convertido, puedes alternar entre el GLP y la gasolina o el diésel indistintamente.
  • La mayoría de los talleres especializados te pueden entregar un kit antipinchazos cuando se realiza la transformación a GLP, para suplir la ausencia de la rueda de repuesto. 
  • La capacidad de los depósitos de GLP se da de forma bruta, pero, al igual que sucede con los depósitos de gasolina y diésel, hay que tener en cuenta que siempre se pueden perder algunos litros. 

En definitiva, si no tienes muy claro qué depósito de GLP instalar cuando transformes tu coche a gas, ¡no te preocupes! En los talleres de la red Gasmoción te informaremos y te asesoraremos de manera personalizada para instalar el depósito que mejor se adecúe a las características de tu vehículo.

Ventajas de transformar un coche gasolina a GLP frente al coche eléctrico

El camino hacia la movilidad sostenible ha empezado hace tiempo, y cada vez son más los conductores concienciados con la necesidad de buscar alternativas de conducción más respetuosas con el medio ambiente. Las instituciones españolas apuestan por el coche eléctrico, pero hay otras alternativas que ofrecen más ventajas a día de hoy. En este artículo, te contamos cuáles son las ventajas de transformar un coche gasolina a GLP en vez de comprar uno eléctrico.

A modo de contexto, es importante señalar que el coche eléctrico es, sin duda, una de las grandes opciones de movilidad sostenible del futuro. Sin embargo, a día de hoy no constituye una opción accesible a cualquier persona. En primer lugar, por el elevado precio de los coches eléctricos. Y, además, porque no contamos con una infraestructura de puntos de recarga suficiente como para que sea la opción mayoritaria en las grandes ciudades.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la implementación de Zonas de Bajas Emisiones sigue avanzando cada día, y ya son varios los municipios españoles que cuentan con un área urbana en la que hay restricciones de movilidad. Entonces, si la electrificación no es una tecnología completamente desarrollada, ¿qué opciones tienen los conductores que estén pensando en conducir de forma menos contaminante por los núcleos urbanos?

Aquí entran en juego las tecnologías que ya están consolidadas y que actúan como alternativas de transición muy interesantes. La más expandida es la conversión a GLP o Autogas, una modalidad que no solo permite reducir las emisiones contaminantes, sino que además es más económica. A continuación, analizamos las principales ventajas de transformar un coche gasolina a GLP en lugar de apostar por el eléctrico hoy en día.

 

Beneficios de transformar un coche gasolina a GLP frente al coche eléctrico

Tal y como hemos señalado, no todo el mundo tiene capacidad económica para acceder al coche eléctrico hoy en día. Y, además, no hay suficientes puntos de recarga en las grandes ciudades como para que haya plena libertad de movimiento en este tipo de vehículos. 

Por eso, es interesante conocer las razones por las que transformar un coche gasolina a GLP es, a día de hoy, una opción más estratégica y accesible para muchos conductores:

 

  1. Ahorro en combustible

La conversión de un coche de gasolina a GLP es más económica que la compra de un vehículo eléctrico nuevo. Este factor es especialmente relevante para aquellos que desean reducir su huella ambiental sin incurrir en gastos significativos. 

Además, la inversión inicial en la instalación de un sistema de GLP puede amortizarse rápidamente a través del ahorro en combustible. Ten en cuenta que el precio del GLP es de menos de 1 euro el litro, mientras que la gasolina se mantiene por encima de 1,60 euros el litro.

  1. Infraestructura de recarga ya existente

A diferencia de los vehículos eléctricos, que dependen de una infraestructura de recarga en que todavía está en desarrollo, los puntos de suministro de GLP ya están establecidos en todo el país y son ampliamente accesibles. De hecho, actualmente hay más de 900 estaciones de servicio donde se puede repostar GLP o Autogas en España. 

Esto significa que los propietarios de vehículos convertidos pueden disfrutar de la conveniencia de repostar en estaciones de servicio convencionales sin la necesidad de esperar largos periodos de recarga.

  1. Mayor autonomía

Los vehículos convertidos a GLP tienen una autonomía superior a los coches eléctricos, lo que los hace ideales para aquellos que requieren largos trayectos sin preocuparse por la recarga. Es más, la conversión a GLP permite, en algunos casos, duplicar la autonomía, porque suma la del depósito de gasolina con la del depósito instalado de GLP.

  1. Reducción inmediata de emisiones contaminantes

La conversión a GLP reduce significativamente las emisiones de contaminantes nocivos, como el dióxido de carbono y los óxidos de nitrógeno, en comparación con los vehículos de gasolina convencionales. 

Esta mejora inmediata en la calidad del aire puede contribuir a la mitigación de los efectos adversos para la salud y el medio ambiente asociados con la combustión de combustibles fósiles.

  1. Menor impacto en la red eléctrica

A medida que aumenta la demanda de vehículos eléctricos, también lo hace la presión sobre la infraestructura eléctrica existente. La conversión a GLP ofrece una alternativa que alivia este aumento de carga, ya que no depende de la red eléctrica para su funcionamiento. 

Esto puede ayudar a evitar posibles problemas de capacidad y estabilidad en el suministro de energía, tal y como está sucediendo en otros países europeos, como Países Bajos.

  1. Menos costes de mantenimiento

Los coches convertidos a GLP suelen requerir un mantenimiento más sencillo en comparación con los sistemas de los vehículos eléctricos. Además, los costes de reparación y sustitución de componentes son generalmente más bajos, lo que puede traducirse en ahorros a largo plazo para los propietarios.

 

  1. Disponibilidad de modelos y opciones de conversión

La conversión a GLP no está limitada por la disponibilidad de modelos específicos de vehículos, como sí lo están los vehículos eléctricos. Esta flexibilidad permite a los propietarios adaptar una amplia gama de automóviles a sus necesidades individuales sin comprometer la elección de vehículos o marcas.

De hecho, todos los coches gasolina EURO 4 matriculados a partir de 2006 pueden conseguir la etiqueta ECO con la transformación a GLP, lo que supone que un gran porcentaje del parque automovilístico actual tiene esta capacidad.

  1. Rendimiento similar al de los motores de gasolina

Los motores convertidos a GLP ofrecen un rendimiento comparable al de los motores de gasolina en términos de potencia y capacidad de aceleración. Esta familiaridad en la experiencia de conducción facilita la transición para los conductores que prefieren la sensación tradicional de un vehículo de combustión interna.

  1. Flexibilidad en la transición hacia la movilidad sostenible

La conversión a GLP ofrece una solución pragmática e inmediata para quienes quieren adoptar prácticas de movilidad más sostenibles rápidamente y sin comprometer la conveniencia o la economía. 

 

Esta flexibilidad permite a los conductores dar un paso en la dirección correcta hacia la sostenibilidad, adaptándose a su ritmo y circunstancias individuales. Y, sobre todo, permite reducir las emisiones contaminantes de los vehículos mientras se terminan de desarrollar y consolidar las que serán las alternativas de movilidad sostenible del futuro, como el coche eléctrico, los biocombustibles o los vehículos con pila de hidrógeno, entre otras. 

En Gasmoción te asesoramos de forma personalizada si quieres transformar tu coche gasolina a GLP. ¡Llámanos!

tabla ahorro febrero 2024

Tabla de ahorro con Autogas [Febrero 2024]

¡Ya estamos en febrero! Y, como todas las primeras semanas de mes, actualizamos nuestra tabla de ahorro para que puedas comprobar cuánto dinero te puedes ahorrar si repostas GLP en vez de gasolina. Para ello, comparamos cuál sería el gasto anual en cada combustible teniendo en cuenta el precio medio en el momento de realizar este artículo, y te mostramos la cantidad de dinero que puedes ahorrar al año.

La conversión de un coche gasolina a GLP conlleva una ventaja de ahorro importante, y este puede llegar a ser de entre el 25% y el 40%, dependiendo del consumo del vehículo y del número de kilómetros que realices. Además, la instalación de un sistema GLP en el vehículo proporciona el doble de autonomía, puesto que combina la autonomía de ambos depósitos.

Por otro lado, la conversión a GLP supone otro cambio fundamental, y es que muchos vehículos actuales pueden conseguir la etiqueta ECO gracias a ella. Concretamente, los coches gasolina matriculados después de 2006, y los diésel matriculados después de 2016. Esto se debe a que la instalación del sistema GLP hace que se reduzcan las emisiones nocivas y las partículas contaminantes a la hora de circular, de forma que los vehículos consiguen la etiqueta ECO. Este distintivo medioambiental les permite acceder y circular por las Zonas de Bajas Emisiones sin restricciones.

En definitiva, transformar tu coche a GLP es una alternativa inmediata, eficaz y más económica para conseguir un vehículo más sostenible. Y, también, para ahorrar en la factura mensual de combustible. ¡Comprueba cuánto en la siguiente tabla!

tabla ahorro febrero 2024

GLP (2)

El GLP como puente hacia la movilidad sostenible: Una mirada al futuro

Cuando hablamos de movilidad del futuro, nos olvidamos de que, para llegar a ella, hay que empezar a actuar en el presente. El camino hacia la descarbonización y la movilidad sostenible requiere un cambio de hábitos, cultural y social que no es fácil de implementar, y para el que hace falta una transición. Sin embargo, la apuesta única por el coche eléctrico como alternativa de movilidad sostenible del futuro dificulta mucho este proceso de adaptación. 

La industria de la automoción vive en un limbo constante, y los usuarios aumentan cada vez más sus dudas sobre qué opción escoger. Por un lado, muchos conductores de grandes ciudades se ven cada vez más amenazados por las restricciones adoptadas en las Zonas de Bajas Emisiones, o por las que se incorporarán en los próximos años, para los coches de gasolina y diésel tradicionales. 

En cambio, no tienen posibilidad de acceder a un coche eléctrico, en muchos casos, ni por precio, ni por funcionalidad. De hecho, la electrificación sigue aumentando progresivamente, pero se sitúa lejos de las expectativas y de las cifras de otros países europeos. 

Por otro lado, la ausencia de información sobre alternativas de movilidad de transición que ayudarían a evolucionar de forma más natural hacia la movilidad sostenible, hace que sean desconocidas por muchas personas. Un buen ejemplo es el de la conversión a GLP, que no solo es una elección inteligente para ahorrar, sino que es un paso estratégico hacia la descarbonización del futuro.

 

¿Por qué el GLP es una tecnología de transición necesaria en la movilidad?

El GLP ha demostrado ser una opción de combustible más limpia en comparación con la gasolina y el diésel, reduciendo significativamente las emisiones de gases contaminantes. Este fenómeno no solo alinea los vehículos actuales con las regulaciones ambientales más estrictas, sino que también sienta las bases para un mañana más verde. 

 

Eficiencia Económica y Ambiental

La conversión a GLP no solo reduce las emisiones nocivas, sino que también es una opción económica más atractiva que la gasolina o el diésel. El precio del GLP es inferior al de los combustibles tradicionales, lo que hace que, a la hora de repostar, el gasto sea menor. Asimismo, los coches transformados a GLP no requieren más mantenimiento que los coches de gasolina. De hecho, suele ser al revés, porque es un combustible más limpio que daña menos el motor. 

Por otro lado, la conversión a GLP permite a muchos vehículos obtener la etiqueta ECO. Concretamente, a los coches gasolina que cumplen la norma EURO 4 o a los diésel que cumplen la norma EURO 6. La obtención de la etiqueta ECO, además de certificar menor emisiones contaminantes, permite beneficiarse de descuentos económicos a la hora de aparcar en numerosas ciudades españolas. Además, diversos municipios ofrecen reducciones importantes en el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica a los coches que hayan sido adaptados a GLP. 

 

El GLP como alternativa de transición

El GLP no solo es un combustible, sino un catalizador para la innovación tecnológica en la industria automotriz. La adaptación de vehículos a este combustible es un paso estratégico que allana el camino para la integración de tecnologías más avanzadas, como la electrificación y los vehículos impulsados por hidrógeno. 

Asimismo, es un combustible alternativo más sostenible y accesible para cualquier persona, puesto que una conversión a GLP se realiza de forma inmediata. Además, no se realizan modificaciones sustanciales en el motor, de manera que los conductores no necesitan afrontar una inversión económica más alta en la compra de un coche nuevo. 

A medida que avanzamos hacia una movilidad más sostenible, el GLP se presenta como un componente clave en la evolución del transporte. Su versatilidad y eficiencia abren la puerta a un ecosistema de movilidad que equilibra las necesidades del presente con una visión futurista. Al elegir el GLP, no solo estamos conduciendo vehículos, estamos conduciendo el cambio hacia un futuro más limpio y sostenible.

coches de glp

5 razones que evidencian que los coches de GLP son una alternativa de transición

La movilidad está cambiando; eso es una realidad incuestionable. El sector está en plena necesidad de reinventarse y transitar hacia un escenario de descarbonización, en el que no haya emisiones contaminantes y en el que la calidad del aire sea mucho mejor. Pero, para llegar a ese objetivo, debe llevar a cabo una transición, puesto que no es una transformación sencilla ni rápida. 

La electrificación de los vehículos es una de las alternativas de la movilidad del futuro, si bien todavía no está al alcance de todos los usuarios. Ni por el volumen de puntos de recarga, ni por la asequibilidad de los precios. Sin embargo, es una tecnología en desarrollo, y necesita un tiempo de consolidación para que pueda ser una opción real y accesible. 

Por otro lado, cada vez son más las marcas que están trabajando intensamente en el desarrollo de motores propulsados por hidrógeno. Pero, en este caso, se trata de una tecnología en una fase más incipiente y que, aunque promete ser una clave fundamental en los próximos años, no es viable en la actualidad. 

Por lo tanto, nos encontramos ante una situación en la que la Unión Europea ya ha puesto fecha de fin a la venta de coches de combustión, pero en la que no disponemos de alternativas lo suficientemente desarrolladas como para comenzar la transición. Sin embargo, sí hay una alternativa perfecta para realizar esta transición y reducir los niveles de contaminación mientras se siguen desarrollando las tecnologías de movilidad del futuro: los coches de gas

 

¿Cuál es la situación actual de los coches de GLP?

El uso de los vehículos de gas, ya sea por compra y matriculación o por conversión, es cada vez mayor en nuestro país. Es la alternativa más desconocida por la mayoría de conductores, aunque esto solo sucede en España. De hecho, en otros países como Italia, la conducción con vehículos que combinan GLP y gasolina es la opción más común. Sin embargo, esto va cambiando progresivamente. 

Según los datos que ha publicado el diario Expansión, las ventas de coches impulsados por gas en España se triplicaron en octubre hasta las 3.116 unidades matriculadas, de las que el 95% corresponden a dos únicas marcas, Dacia y Renault. Y, si tenemos en cuenta la conversión a GLP, una alternativa mucho más asequible porque no hace falta comprar un coche nuevo, el incremento es, también, evidente.

La volatilidad de los precios del mercado energético, especialmente en un momento de tensión internacional, hace que muchos conductores quieran optar por combustibles más económicos. Los vehículos bi-fuel (los que combinan gasolina y GLP) no solo son más baratos a la hora de repostar, sino que también reducen las emisiones frente a las de un coche solo de combustión. 

 

5 razones por las que transformar y usar coches de GLP es una gran opción

El uso del GLP como combustible no ha sido nunca una opción que se haya dado a conocer en España, y, sin embargo, a día de hoy es la más interesante como energía de transición. De hecho, para poder avanzar progresivamente hacia un modelo de descarbonización como el que se persigue, es la única alternativa accesible e inmediata hoy en día. 

Hay que pensar que otras como el coche eléctrico, que cada vez está más presente, no es igual de accesible para las personas que viven en ciudades como Madrid o Barcelona, que para aquellas que residen en núcleos poblacionales más pequeños. Pero, ¿sabes por qué la conversión a GLP es una de las mejores opciones de transición en movilidad actualmente?

 

  • Puedes conseguir la etiqueta ECO

La conversión a GLP puede ayudar a muchos conductores a pasar de una etiqueta C a una etiqueta ECO. En este sentido, cabe destacar que los vehículos más contaminantes irán viendo cómo se refuerzan las restricciones de acceso, circulación y movilidad en las Zonas de Bajas Emisiones progresivamente. De hecho, ya en 2024, entran en vigor nuevas restricciones en algunas ZBE de Madrid o Barcelona que afectan a los coches con etiqueta B.

Por lo tanto, conseguir la etiqueta ECO es una ventaja que adquirirá cada vez más importancia en los grandes núcleos poblacionales. La conversión a GLP se lo permite a los coches gasolina que cumplan la norma EURO 4, es decir, que estén matriculados a partir de 2006, o a los diésel que cumplan la norma EURO 6 (matriculados a partir de 2016). 

 

  • Repostar sale más barato

El precio del GLP se sitúa en 0,95 euros el litro, por debajo del precio de la gasolina o el diésel. Pese a las fluctuaciones y variaciones que pueda haber, este ronda el 1,65 euros en el caso de la gasolina y 1,61 euros en el caso del diésel. Por lo tanto, aunque los porcentajes de consumo de GLP y gasolina no sean exactamente equivalentes, repostar GLP sale entre un 25 y un 40% más económico que repostar gasolina o diésel, dependiendo de cada coche y del diferencial de precios correspondiente. 

 

  • No se generan residuos innecesarios

La transformación a GLP permite dar una segunda vida útil a los coches que, en caso de que los sustituyéramos, se convertirían en desechos. Por lo tanto, contribuye a un proceso de economía circular en el que no solo se reducen las emisiones contaminantes, sino que también se evita generar residuos que todavía se pueden reaprovechar. 

 

  • Es un proceso sencillo y rápido

Convertir un coche gasolina o diésel a GLP es un proceso que debe realizarse en un taller homologado en este tipo de adaptaciones. Sin embargo, la instalación de kit GLP puede completarse en un plazo de entre 2 y 5 días, aproximadamente, y dependiendo de cada vehículo. Es más, no es necesario realizar modificaciones sustanciales en el motor, sino que incluso contribuye a prolongar su vida útil. Además, transformar un coche a GLP es mucho más barato que comprar un coche nuevo que ya venga con el kit GLP instalado. 

 

  • En Europa, los coches de GLP son una alternativa muy presente

La conducción de coches GLP no es, ni mucho menos, nueva. De hecho, en Europa es una opción muy consolidada en países como Italia, Polonia, Turquía o Malta. Según datos de la Asociación Europea del GLP, se estima que hay más de 15.000.000 de vehículos que se desplazan con GLP, para lo que hay unos 46.000 puntos de repostaje en toda Europa. 

Por ejemplo, Turquía es el segundo mercado de GLP más importante a nivel mundial, por detrás de Rusia. De hecho, el 80% de todo el GLP que se consume en el país está destinado a la automoción, lo que hace que sea el único país en el que hay registrados más coches de GLP que de gasolina. 

Italia es otro de los grandes usuarios del GLP como combustible, y lleva haciéndolo desde los años 50, época en la que los grandes fabricantes de coches italianos comenzaron a desarrollar coches con autogas. 

Asimismo, en Malta, es el propio gobierno quien está incentivando el uso de GLP como combustible alternativo con el fin de reducir las emisiones en el transporte por carretera. Para ello, ofrece subvenciones que van desde los 400 hasta los 1500 euros para quienes quieran convertir su coche gasolina o diésel a GLP. Estas ayudas son para quienes realicen la conversión actualmente, pero también las pueden solicitar quienes ya la hayan hecho en el pasado.  

Como ves, el uso del GLP como combustible alternativo es una gran opción para transitar hacia un escenario de movilidad sostenible. Además, si realizas la adaptación a GLP en uno de nuestros talleres de la red Gasmoción antes del 31 de diciembre, puedes beneficiarte de hasta 200 euros de ayudas en carburante Repsol AutoGas. ¡No esperes más y apuesta por los coches de GLP!

 

adaptación a glp

Cómo calcular la rentabilidad de adaptar tu coche a GLP

La posibilidad de adaptar tu coche a GLP es una alternativa que cada vez se plantean más usuarios, ante la demora de la llegada de nuevas tecnologías de movilidad sostenible como los coches eléctricos o de hidrógeno. Más bien, ante la espera necesaria hasta que estas tecnologías estén suficientemente desarrolladas como para que se puedan implementar masivamente y sean una opción realista y asequible. Pero, ¿cómo es posible saber si la adaptación a GLP es rentable?

Realmente, la adaptación de un coche a GLP es rentable siempre que ese coche se utilice. La cuestión no está en comprobar si es o no rentable, sino cuánto tiempo tardaremos en amortizar la inversión.

Hay varios factores que entran en juego en esta decisión, que depende de cada caso particular. De hecho, medir la rentabilidad de la conversión a GLP es algo que solamente puede calcular uno mismo con el asesoramiento de un taller especializado en conversiones a GLP. 

Sin embargo, hay algunas cuestiones generales que nos pueden ayudar a anticipar cuándo recuperarás la inversión de la adaptación a GLP. Por ello, antes de tomar la decisión de realizar esta conversión, es fundamental comprender cómo calcular la rentabilidad de este proceso. ¿Cómo? Teniendo en cuenta los siguientes aspectos:

 

El coste de la adaptación

El precio de cada adaptación a GLP depende de varios factores, como el tipo de vehículo que sea, el año de matriculación, el tipo de motor e, incluso, la marca y el modelo. Todo ello influye en la complejidad de la instalación del kit GLP y, por tanto, en el precio final. 

En este sentido, uno de los factores que hay que tener en cuenta para medir la rentabilidad es el coste económico que supone dicha adaptación. Para que tengas una referencia, las conversiones a GLP de turismos que podemos considerar estándar oscilan en una horquilla de 1.200-1.500 euros. 

 

Ahorro en combustible

Una de las ventajas más significativas de la conversión a GLP es el ahorro en combustible. Debes investigar el precio del GLP en tu área y compararlo con el precio de la gasolina o el diésel. Luego, calcula cuántos kilómetros por litro puedes obtener con GLP en comparación con tu combustible anterior. Este dato te ayudará a estimar cuánto ahorrarás en combustible anualmente.

 

Kilometraje anual

Además del precio del combustible, es importante calcular cuántos kilómetros recorres habitualmente con tu coche al año. Este dato es fundamental para saber cuándo amortizar la inversión, puesto que, cuantos más kilómetros hagas, antes rentabilizarás la adaptación. 

 

Coste de mantenimiento

Otro aspecto importante es el análisis de los costes de mantenimiento y reparación de un vehículo a GLP en comparación con uno de gasolina o diésel. En general, los motores a GLP tienden a requerir menos mantenimiento y pueden tener una vida útil más larga. Esto puede influir en el cálculo de la rentabilidad a largo plazo.

 

La rentabilidad no solo es económica

La conversión de un vehículo gasolina o diésel a GLP no solo tiene beneficios económicos, sino también medioambientales. En muchos casos, de hecho, la conversión a GLP permite obtener la etiqueta ECO, lo que evidencia la reducción de emisiones contaminantes que genera. 

Por lo tanto, conviene tener en cuenta el retorno de la inversión también desde este punto de vista. Es más, si tu coche puede lograr la etiqueta ECO con la conversión, podrás disfrutar de descuentos a la hora de aparcar, en los peajes y de una serie de beneficios económicos derivados de ello. 

En resumen, la conversión a GLP es siempre una decisión rentable; lo que hay que comprobar es cuánto tiempo tardarías en recuperarla en función de tus circunstancias. Al calcular los costes iniciales, los ahorros en combustible, las ventajas fiscales y otros factores, podrás tomar una decisión informada sobre si la conversión a GLP es la opción adecuada para ti. 

Si quieres tener una idea más aproximada, puedes consultar nuestra tabla de ahorro actualizada cada mes, y comprobar cuántos kilómetros necesitas para amortizar la inversión según el kilometraje que recorras. Y recuerda que la rentabilidad no solo se mide en términos de dinero, sino también en beneficios para el medio ambiente y la comodidad de uso a largo plazo de tu vehículo.

 

tabla de ahorro GLP Autogas

Tabla de ahorro con Autogas [Octubre 2023]

Como cada primera semana de mes, actualizamos nuestra tabla de ahorro de octubre para que compruebes cuánto te puedes ahorrar repostando GLP en vez de gasolina. Y lo hacemos en un momento en el que los precios de los combustibles continúan su escalada. Tanto entre los usuarios particulares como entre los transportistas profesionales. De hecho, cabe tener en cuenta que, en este caso, a partir de octubre se reducen las bonificaciones al combustible en el sector profesional en un 50%. Así, pasan de 10 a 5 céntimos por cada litro.

Un escenario que, tras varias semanas consecutivas de subida de precios, continúa una tendencia ascendente. También lo notan los conductores particulares, que ven cómo repostar gasolina o diésel es un 1,2% más caro que en la misma semana de 2022. Especialmente acusada ha sido la subida al finalizar el verano. En general, el precio de la gasolina y el diésel se ha incrementado en un 25-30% con respecto a los meses de julio y agosto.

En este contexto, buscar alternativas de movilidad sostenible que, además, ayuden a ahorrar en el repostaje, se ha convertido en la prioridad para muchos usuarios. Una de las opciones que más sigue subiendo es la transformación de coches a GLP. Se trata de una opción que no solo es más económica, sino también menos contaminante que los combustibles tradicionales. De hecho, el precio del GLP ronda los 94 céntimos por cada litro, un 40% menos que el precio actual de la gasolina. Además, si conviertes tu coche gasolina a GLP antes del 31 de diciembre en uno de nuestros talleres de Gasmoción, te llevas 200 euros en carburante Repsol Autogas.

Y, para que puedas comprobar cuánto puedes llegar a ahorrar con GLP, te mostramos la tabla de ahorro de octubre. Está actualizada teniendo en cuenta los precios del GLP (0,94 €/litro) y la gasolina (1,73 € /litro) en el momento de publicar este artículo.

tabla ahorro octubre

portada gasmocion (1500 × 1068 px) (1030 × 561 px)

Convierte tu coche gasolina a GLP y obtén 200 euros en carburante Repsol Autogas

El mercado energético continúa su volatilidad, y encaramos una recta final del año en la que, según las previsiones, los precios seguirán subiendo progresivamente. Un escenario en el que buscar alternativas de movilidad sostenible es prioritario para muchas personas. En Gasmoción queremos ponértelo más fácil y, por eso, lanzamos una nueva promoción que te va a interesar. Si conviertes tu coche gasolina a GLP en uno de nuestros talleres, te regalamos un cheque de 200 euros en carburante Repsol Autogas. Este descuento se puede canjear, a través de la app Waylet, en cualquiera de las estaciones de servicio del grupo Repsol que disponga de puntos de suministro de GLP.

La promoción está vigente hasta el próximo 31 de diciembre, por lo que tendrás que realizar la transformación antes de final de año para beneficiarte del bono de 200 euros. Asimismo, es válida en la Península (salvo Portugal) y Baleares, de forma que la mayoría de conductores españoles podrán solicitarla en el momento en que concerten la cita para realizar la transformación.

La conversión de coches a GLP es una alternativa de movilidad sostenible que, además, es más económica. En primer lugar, porque no necesitas comprar un vehículo nuevo, sino que puedes reutilizar el tuyo propio dándole una segunda vida útil. Y, además, porque si el coche de gasolina es posterior a 2006, obtienes la etiqueta ECO con la transformación. Este distintivo ambiental es clave para acceder sin restricciones a las Zonas de Bajas Emisiones, y su importancia será creciente a medida que pasen los meses.

Por otro lado, el GLP es un combustible alternativo más barato que la gasolina o el diésel. Mientras estos superan precios de más de 1,70 euros el litro, el GLP se sitúa en 0,92 euros el litro. Es decir, repostando GLP podrás ahorrar hasta un 40% en comparación con el repostaje de gasolina o diésel.

¿Cómo accedo al bono de 200 euros al convertir mi coche gasolina a GLP?

Los pasos para solicitar el bono son muy sencillos:

  1. Contacta con Gasmoción y envía la ficha técnica de tu vehículo para confirmar la viabilidad de la misma, y para recibir un presupuesto personalizado.
  2. Concerta tu cita con el taller asociado a Gasmoción más cercano a tu lugar de residencia.
  3. Realiza la transformación.
  4. Descarga la app de Waylet y acredita la transformación con el certificado que te dé el taller.
  5. Canjea tu bono y disfruta de los 200 euros en carburante Repsol Autogas.

Como ves, afrontar la cuesta de septiembre es más fácil con esta promoción. Además, es una oportunidad única para pasarte al bando de la movilidad sostenible y conducir reduciendo considerablemente el número de emisiones contaminantes.

Además, si realizas tu transformación a GLP con nosotros por un importe superior a 1.200 euros, te regalamos un bono de 6 noches de hotel para 2 personas.

 

¿Por qué transformar el coche a GLP?

Si te estás preguntando cuáles son las razones por las que deberías transformar tu coche gasolina a GLP, te las resumimos a continuación:

  1. Ahorro. Repostar GLP es más económico que repostar gasolina o GLP, y puedes disfrutar de una reducción de hasta el 40% en el presupuesto mensual que destinas a los combustibles tradicionales.
  2. Etiqueta ECO. Si conviertes tu coche gasolina a GLP, y este está matriculado a partir de 2006 o cumple la norma EURO 4, obtienes la etiqueta ECO. También la consigues en coches diésel matriculados a partir de 2016, siempre que cumplan la norma EURO 6.
  3. Sostenibilidad. La conducción con GLP disminuye notablemente las emisiones contaminantes de CO2 y otras partículas.
  4. Facilidad de repostar. Hoy en día, existen más de 800 puntos de suministro de GLP en todo el territorio nacional, de los cuales, más de 400 son Repsol.
  5. Autonomía. Transformando tu coche a GLP duplicas la autonomía del mismo, porque, a la autonomía del depósito de gasolina, se le suma la que ofrece el depósito de GLP.
  6. Zonas de Bajas Emisiones. La obtención de la etiqueta ECO es clave para acceder a las Zonas de Bajas Emisiones que tienen restricciones de circulación.
tabla de ahorro GLP Autogas

Tabla de ahorro con Autogas [Septiembre 2023]

Dejamos atrás el verano y encaramos una recta final de año en la que, una vez más, el precio de los combustibles sigue subiendo. Aunque no alcanza los niveles que tenía hace un año, la tónica parece que seguirá siendo creciente a lo largo de todo el año. De hecho, en el momento de publicar esta tabla de ahorro del mes de septiembre, el precio de la gasolina se sitúa en 1,74 euros el litro, mientras que el del GLP se queda en 0,93 euros el litro. En este sentido, queda claro que la conversión a GLP es una fórmula de movilidad sostenible que, además, es más económica.

Sobre todo, si decides convertir tu coche antes de final de año, porque podrás beneficiarte de hasta 200 euros en carburante Repsol Autogas si lo transformas en uno de nuestros talleres. Sin duda, es una gran oportunidad para pasarte al bando de la movilidad sostenible, y de hacerlo ahorrando dinero, para que el mes de septiembre no se haga tan cuesta arriba. Esta promoción está disponible para aquellos vehículos gasolina que estén matriculados a partir de 2006.

Además, recuerda que, si este es tu caso, no solo ahorrarás con la transformación a GLP, sino que también obtendrás la etiqueta ECO y podrás circular libremente por las Zonas de Bajas Emisiones. Esto supone una ventaja añadida de cara a los próximos años, en los que las restricciones se irán endureciendo. De hecho, a partir del próximo 1 de enero, los vehículos que no tengan etiqueta ambiental ya no podrán circular por la almendra central de Madrid, por ejemplo.

Pero, si quieres consultar a cuánto puede ascender el ahorro repostando GLP en vez de gasolina, aquí está nuestra tabla de ahorro actualizada en el mes de septiembre:

 

tabla ahorro septiembre