Cómo convertir un coche de gasolina en un híbrido de gas, y obtener la etiqueta ECO

Si tu coche de gasolina no es bien recibido ya hoy en día en las grandes ciudades españolas, no hace falta achatarrarlo… sobre todo cuando no puedes invertir en un nuevo vehículo más verde. Mediante la instalación de un kit GLP (Gas Licuado del petróleo) o GNC (Gas Natural Comprimido), según el tipo de gas que decidas, podrás además adquirirla tan ansiada etiqueta medioambiental ECO de la DGT.

En España, te aseguramos que es totalmente legal esta transformación, siempre que se realice claro en centros homologados que te darán absoluta seguridad y garantizan que los kits de instalación cumplen con la normativa, la R-67 para GLP o la R-110 para GNC.

Pero, ¡ojo! Aunque la adaptación para contar con un coche de gas se puede realizar en vehículos a partir de la normativa europea de emisiones Euro3, solo los vehículos Euro4 en adelante transformados se convierten directamente en coches con la etiqueta ECO; es decir, los que ahora cuentan con etiqueta C.

ASÍ ES EL KIT DE ADAPTACIÓN

DEPÓSITO. Se requiere primero instalar un depósito que puede ser de tipo toroidal, si va en el hueco de la rueda de repuesto, o de tipo cilíndrico, que suelen ir bajo los asientos traseros y el maletero. Construidos en fibra de carbono o acero, disponen de unas válvulas especiales que van liberando el gas poco a poco si, por ejemplo, se produce un accidente. Para vehículos GNC se utilizan unos depósitos más resistentes, ya que deben almacenar el gas a una presión máxima de 200 bar, frente a los 7,5 que necesita el GLP.

BOCA DE CARGA. Se suele aprovechar el propio hueco original junto a la boca de llenado de la gasolina y bajo la misma tapa. Si no hay espacio suficiente, se busca un hueco en el lateral del vehículo. El repostaje es hermético, a la menor fuga se bloquea al instante y cierra el paso de combustible.

TUBERÍA CONDUCTORA. Lleva el gas desde el depósito a la parte delantera del motor y se conecta a la electroválvula de corte.

CONMUTADOR. Mando de control que se instala próximo al salpicadero mediante el cual se selecciona el modo en el que se quiere circular (gas o gasolina). También indica el nivel de gas que nos queda en el depósito.

INYECTORES. Son los encargados de inyectar el gas en el colector de admisión para, seguidamente, entrar en la cámara de combustión (cilindros).

ELECTROVÁLVULA DE CORTE. Ensamblada en el reductor, corta el caudal de gas cuando el motor se para o cuando se selecciona otro combustible como sistema de alimentación.

CENTRALITA. Se encarga de controlar la dosificación del gas y el momento de inyectarlo en el motor, en base a los datos recibidos por el sensor de presión, temperatura del gas, revoluciones del motor y del tiempo de inyección en gasolina.

REDUCTOR-VAPORIZADOR. Baja y estabiliza la presión del gas a los parámetros necesarios para que el sistema funcione correctamente. En este proceso el GLP pasa de fase líquida a gaseosa, mientras que el reductor en GNC es mucho más férreo ya que maneja un intervalo de presiones mucho más altas.

CÓMO ES EL PAPELEO

Una vez realizada la adaptación hay que pasar por la ITV para incorporar a la ficha técnica la reforma. Después, solo queda acudir a Tráfico para que recatalogue el vehículo y así pueda expedir el distintivo ambiental correcto. Es aconsejable hacerse con una garantía mecánica adicional, ya que con la manipulación para gas la garantía de fábrica queda invalidada.

Fuente: autopista.es

 

Seat León de gas, cómo recorrer 1.192 kilómetros por 41,52 euros

La marca española Seat, que abandera el desarrollo de GNC dentro del Grupo VW, ha lanzado una gran ofensiva para demostrar que tener un coche de gas natural comprimido es perfectamente compatible con un uso normal, pero que además es muchísimo más barato que con un combustible convencional.

Para ello ha emprendido su particular vuelta a España con este tipo de tecnología y, después de ir de Madrid a Barcelona y de la Ciudad Condal a Valencia, en una primera etapa, ha embarcado a otro grupo de periodistas, en el que se encontraba La Tribuna de Automoción, a bordo de un León 5 puertas 1.5 de 130 CV de GNC, para cubrir la distancia que separa Madrid de Sevilla, ida y vuelta, pasando por Mérida.

En total, el pelotón conformado por cuatro vehículos (dos León, uno de ellos la versión familiar; un Arona y un Ibiza) ha recorrido 1.192 kilómetros, y en el caso del modelo empleado por este periódico, ha sido necesario hacer un desembolso de 41,52 euros, o lo que es lo mismo, un consumo de 3,48 euros cada 100 kilómetros.

Para hacer un gasto parecido, teniendo en cuenta que el gasóleo está a 1,201 y la gasolina a 1,308, según el Boletín Petrolero de la UE, habría que haber empleado solo 2,85 litros de diésel a los 100 kilómetros y 2,66 con bencina.

Estos datos están lejos de los que homologa Seat con estos dos combustibles, incluso con versiones menos potentes que alcanzan los 4,2 l/100 km (TDI 1.6, 115 CV) y los 4,8 (TSI 1.0 115 CV), según el protocolo actual WLTP.

La diferencia de precios entre gasineras se suaviza

En total, la unidad empleada por este periódico ha necesitado un total de 45,75 kilos de gas (cada depósito tiene espacio para 17,3 kilos) para cubrir un recorrido que ha incluido el paso también por Toledo, de lo que se desprende que el precio medio del combustible que se ha necesitado ha sido de 0,908 euros por kilo. Durante todo el recorrido se repostó cinco veces, siendo el precio más alto el que marcan las gasineras de Naturgy (0,926 euros) y el más barato el de Ham de Mérida, donde el kilo se cotizaba a 0,83 euros.

La diferencia de precios del GNC que se han observado en esta ocasión entre diferentes estaciones de servicio son mucho más suaves que las que se pusieron de manifiesto en junio de 2018 por esta publicación, cuando detectó variaciones de hasta el 36%. No obstante, sí que, en parte se ha reducido la diferencia, por un incremento del precio en las de menor coste.

La siguiente etapa que recorrerá Seat será en septiembre cuando cubra la distancia que separa Madrid de Bilbao para luego alcanzar Barcelona, mientras que más adelante desde el fabricante del Grupo VW pretenden realizar un recorrido por el norte, en lo que sería el cuarto periplo.

Por el momento, Seat ha vendido 2.110 coches de GNC en lo que va de año, frente a los 2.311 de 2018. Sin embargo, hay que recordar que hasta abril no hubo unidades de gas disponibles, por lo que realmente esta cifra se ha conseguido en tan solo tres meses.

Fuente: latribunadeautomocion.es

 

Las ventas de vehículos de GNC crecieron un 26% hasta junio de 2019

El parque de vehículos de gas natural sigue creciendo. El pasado mes de junio de 2019 las ventas de vehículos propulsados por GNC (Gas Natural Comprimido) o GNL (Gas Natural Licuado) han contabilizado ni más ni menos que 17.932 unidades, lo que supone un crecimiento del 26% en lo que llevamos de año. El aumento de las matriculaciones se registra especialmente en el sector del transporte de mercancías y pasajeros con una subida del 62% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior.

En lo que llevamos de 2019 se han contabilizado 3.716 vehículos a gas natural, de los cuales 2.406 son turismos, 755 furgonetas, 335 camiones y 220 autobuses. Cada vez son más los particulares que ven en el gas natural vehicular una solución asequible y válida de movilidad sostenible a la hora de comprar un coche nuevo. Y es que además se benefician del distintivo ECO de la DGT (Dirección General de Tráfico).

El crecimiento de las ventas está ligado al de la infraestructura, un factor clave para la popularización del gas natural vehicular y que, en definitiva, pueda rivalizar de manera directa con el GLP de automoción (Autogas), el principal combustible alternativo que hay disponible a día de hoy en el mercado español. Durante el primer semestre de este año se han abierto siete nuevas estaciones de repostaje de gas natural.

Las previsiones que barajan en GASNAM es que de cara al año 2021 en España haya más de 200 «gasineras». Es decir, puntos de repostaje de gas natural. Disponer de una red que cubra todo el territorio nacional es clave para conseguir la masificación de este combustible alternativo, especialmente entre los conductores particulares, puesto que en el mundo profesional ya está muy extendido.

Por otra parte, y a modo de curiosidad, cabe señalar también que grandes fabricantes de automóviles como el Grupo Volkswagen vienen apostando desde hace tiempo por el GNC como opción asequible de movilidad sostenible. Marcas como Fiat, SEAT, Skoda o la propia Volkswagen cuentan en sus gamas con más de un modelo preparado para funcionar con dicho combustible.

Fuente: motor.es

 

500 Km. por 15 euros: así ahorran los coches de GNC

Cada vez más conductores se interesan por estos vehículos, entregados a la ecomovilidad. En un país como España, tradicionalmente entregado al binomio gasolina-diésel, la llegada de nuevas tecnologías despierta una lógica curiosidad. “¿Cuánto ahorran los vehículos de GNC?”, “¿Son seguros?”, “¿Podré circular con uno de ellos en episodios de alta contaminación?” son algunos ejemplos de las dudas que surgen entre quienes barajan cambiar su coche.

Seat cuenta con una gama compuesta por cuatro modelos de GNC: Ibiza TGI, Arona TGI y León TGI. Son los TGI de Seat y llegan dispuestos a ofrecer todas las respuestas que se les pidan.

¿Qué es un coche a GNC y cómo funciona?

“Un vehículo GNC es un vehículo exactamente igual que un vehículo con un motor convencional. La única diferencia es que funciona con gas natural”. Así resume Ramón Calderón, director de Movilidad Sostenible y Relaciones Institucionales de Seat, cómo son los coches de moda.

Estos vehículos bifuel equipan un motor que utiliza dos combustibles: GNC y gasolina. El motor funciona siempre con gas natural, excepto cuando se termina en sus tres depósitos. Entonces, el propio vehículo cambia automáticamente a gasolina. Así, los TGI de Seat ofrecen las mismas sensaciones y prestaciones de la conducción de un motor convencional, junto a las ventajas medioambientales y económicas de conducir con gas natural.

¿Cuánto me puede ahorrar un coche a GNC?

Ramón Calderón destaca que “en materia de ahorro, el gas natural es imbatible en euros por kilómetro”. Según el experto, en términos generales, un vehículo que funciona con gas “gasta un 50% menos frente a la gasolina, un 30% menos respecto al diésel, un 10% menos respecto al GLP y, si hablamos de un híbrido no enchufable, la reducción de costes se sitúa en torno al 25%”.

¿Cuál es su autonomía? ¿Me quedaré sin combustible?

“En 2018 conduje un coche GNC. Hice 18.200 km y solo tuve que recorrer 200 km con gasolina. El resto, lo hice en modo gas”. Así resume Ramón Calderón su experiencia al volante de un TGI. “La autonomía de estos vehículos puede oscilar entre los 400 y los 500 km, dependiendo del modelo. Si a eso le sumamos 150 km más de depósito adicional de gasolina, nos da autonomías en torno a los 550 -650 km. Esto quiere decir que es prácticamente imposible quedarse sin combustible”, añade.

A la hora de repostar gas, ¿cómo se hace?

Recargar los depósitos de gas de los coches de GNC es sencillísimo. Su repostaje es exactamente igual al de un vehículo tradicional. “Llegas con tu tarjeta, la pones en la máquina, eliges el surtidor, coges el boquerel, lo colocas en la boca de carga, le das al botón start y el coche se carga en tres minutos. 15 euros, 500 km. Perfecto”, resume Ramón Calderón.

¿Hay una red de gasolineras suficiente para moverse por ciudad y hacer un viaje, por ejemplo, ¿de fin de semana?

“La red de estaciones en España es suficiente para desplazarse con vehículos de GNC, puesto que las rutas principales están cubiertas”, asegura Ramón Calderón. Además, las ciudades más pobladas, como Madrid, Barcelona, Valencia y Zaragoza, tienen una red con una capilaridad más que suficiente. “En total, 21 de las 52 capitales de provincias cuentan ya con estaciones”.

“La movilidad a gas ya es un hecho. Esta red de estaciones, con hasta 65 puntos, está colocada de forma estratégica para podernos mover entre ciudades importantes”, indica el experto.

¿Qué ventajas tienen los coches a GNC en cuanto a la movilidad en zonas de acceso restringido como Madrid Central o episodios de alta contaminación frente a híbridos o eléctricos?

Un TGI de Seat reduce en torno al 25% sus emisiones de CO2 respecto a su homólogo de gasolina y el 75% de NOX respecto al diésel. Además, sus emisiones de partículas y de SO2 son prácticamente nulas. Por estas características, cuenta con la etiqueta ECO de la DGT.

Según apunta Ramón Calderón, “los vehículos TGI reducen drásticamente las emisiones locales. Esto quiere decir que tienen ventajas en los impuestos de circulación y de matriculación, ayudas en según qué planes a la compra, reducciones en el pago por el aparcamiento en zona azul y van a poder acceder en ciudades con restricciones de acceso en episodios de alta contaminación sin ningún tipo de limitación”. En el caso de Madrid Central, estos coches pueden acceder siempre y estacionar en su zona SER hasta un escenario 4 de un máximo de 5.

¿Son seguros los coches a GNC?

“Un vehículo impulsado por gas natural tiene las mismas condiciones de seguridad y de calidad que un vehículo convencional. Podemos decir que los vehículos con gas natural funcionan con el mismo gas que usamos para cocinar en casa, por lo que son absolutamente seguros”, explica el director de de Movilidad Sostenible y Relaciones Institucionales de Seat.

“Además, el gas natural es mucho más volátil que cualquier otro combustible. Esto quiere decir que, en un hipotético caso de fuga, se evaporaría, desaparecería. En cambio, en un vehículo de gasolina o diésel, una fuga provocaría un charco debajo del vehículo”, añade el experto, quien puntualiza que la inflamación del gas se desencadena “al doble de temperatura. Por eso es mucho más difícil que se produzca un accidente”.

En cualquier caso, los Seat TGI cumplen con todos los criterios de seguridad y calidad que se le exigen a cualquier otro vehículo. Es más, estos vehículos se fabrican y producen en las mismas líneas de montaje que los vehículos impulsados por gasolina o diésel. Así, son sometidos a los mismos sistemas de homologación, incluidas pruebas de choque o de estanqueidad. De hecho, los TGI de Seat salen con un depósito completo repostado para garantizar la estanqueidad. Es decir: los primeros 500 km son gratis para el comprador.

¿Las sensaciones al volante cambian?

La sensación y percepción al volante en un coche a GNC es exactamente la misma que la de un vehículo de gasolina. “Es más, en ocasiones tienes la percepción de que es mucho más silencioso respecto al diésel”, subraya Ramón Calderón. “Solo puedes notar en el display que el vehículo cambia a gasolina cuando agota el gas”.

Con toda la variedad que existe en el mercado, ¿por qué debería elegir un GNC?

En opinión del experto, los vehículos de GNC, TGI en el caso de Seat, son la única alternativa que permite combinar las ventajas medioambientales de conducción a un coste asequible de adquisición y, además, ahorrar dinero en su conducción. “Creo que no hay alternativa que permita compaginar estas tres características al mismo tiempo”, concluye.

Fuente: canarias7.es

 

La Comunidad de Madrid renueva casi la mitad de la flota de autobuses interurbanos

La Comunidad de Madrid sigue rejuveneciendo los autobuses interurbanos de la región, una flota compuesta por 1.914 vehículos, de los cuales 839 se han estrenado durante los últimos cuatro años. Esta renovación también ha permitido reducir la emisión de contaminantes a la atmósfera, ya que 392 de estos nuevos autobuses utilizan sistemas de propulsión más ecológicos, como gas natural comprimido (GNC) o tecnología híbrida.

Los autobuses que se han utilizado para continuar renovando la flota tienen los más modernos sistemas de seguridad y equipamiento. Los equipados con motores diésel cumplen los más altos estándares fijados por las normativas europeas en cuanto a emisión de gases a la atmósfera, mientras que los que incorporan propulsores híbridos o de gas natural comprimido o licuado reducen hasta un 20% las emisiones a la atmósfera de CO2 y otros contaminantes respecto a los vehículos que utilizan exclusivamente combustible diésel.

Aparte del impacto positivo en el medio ambiente, sus usuarios también notan una reducción de ruidos de hasta el 50% frente a un autobús diesel convencional.

Fuente: leganews.es

 

Gasmocion, presente en la feria Altfuels Iberia 2019

Entre los días 11 y 13 de junio se ha celebrado Altfuels Iberia 2019 en el Recinto Ferial de IFEMA (Madrid), evento conformado por conferencias de primer nivel y exposición de vehículos de todo tipo, estaciones de aprovisionamiento, componentes, plantas,  motores terrestres y marinos, así como el universo de la industria de los combustibles alternativos con los últimos desarrollos tecnológicos, múltiples opciones de networking, negocios y nuevos avances.

Gasmocion ha contado con un fuerte protagonismo en el evento como expositor, en el que ha mostrado soluciones de carga de GNC modulables para cubrir todo tipo de necesidades de suministro, tanto presentes como futuras.

 

 

Como distribuidor en exclusiva en España y Portugal de Aerotecnica Coltri, empresa líder en el diseño y fabricación de compresores de suministro, Gasmocion mostró la solución de suministro diseñada para el ámbito doméstico, la estación de repostaje doméstica Klim.

De reducidas dimensiones y peso, la estación de repostaje doméstica Klim permite la carga de vehículos en el propio domicilio del cliente. Gracias a esta solución, el usuario puede repostar alrededor de 2 kg/h de GNC en su vehículo de forma cómoda y segura desde su propia casa o garaje.

Además, Gasmocion presentó su innovadora estación de servicio compacta, un punto de suministro de GNC situado en una cabina técnica con características de seguridad de primer grado diseñada para alojar el compresor de suministro y el rack de almacenamiento. De esta forma, todo el equipamiento necesario queda ubicado dentro de la cabina técnica cumpliendo la normativa vigente y con los más estrictos estándares de calidad y seguridad.

 

 

El gas natural comprimido (GNC) es junto con el Autogas GLP, el combustible alternativo más utilizado en el mundo. Gracias a su reducido coste, permite ahorros de hasta un 55% con respecto a los combustibles convencionales mientras reduce notablemente las emisiones nocivas, convirtiéndose en una solución de movilidad para aquellos usuarios o empresas que deseen circular sin restricciones gracias a la Etiqueta ECO.

Con un número de estaciones de servicio de GNC escaso en España, Gasmocion se ha erigido como la empresa líder en el diseño y distribución de soluciones de carga para este combustible alternativo, tanto para usuario particular, como para flotas o estaciones de servicio, disponiendo de una amplia gama de productos que cubren todo tipo de necesidades de suministro.

Además, Gasmocion dispone de una división especializada en la adaptación de vehículos a GNC ofreciendo, junto con las soluciones de suministro, la transformación de vehículos o flotas a este combustible alternativo con total garantía gracias a un equipo técnico altamente cualificado.

 

 

Si deseas solicitar información, puedes hacerlo a través de soporte@gasmocion.com o en el 961 667 879.

 

Los falsos mitos sobre los coches de gas natural comprimido

El futuro de la automoción pasa por los vehículos propulsados energías alternativas, es decir, por vehículos sostenibles. Dentro de estos tipos de coches se encuentran los eléctricos e híbridos, pero además de estos, no nos podemos olvidar de los coches de gas y los de hidrógeno.

Concretamente, los coches GNC, son vehículos propulsados por gas natural comprimido y cuentan con la etiqueta ECO de la DGT.

El responsable de Producto de GNC de SEAT, Andrew Shepherd, desmonta falsas creencias que existen acerca de estos coches y descubre cómo funcionan estos vehículos sostenibles:

¿La misma sensación al volante?

Sí. La idea de que la conducción de un coche GNC es distinta a la de los coches convencionales es errónea. De hecho, “la sensación circulando es la misma, ya que las prestaciones de los motores de gas son idénticas a las de los coches diésel o gasolina con la misma potencia”, explica el experto.

¿Un depósito de gas es igual de seguro?

Sí. “Absolutamente, los depósitos de gas están diseñados, fabricados y homologados según los más altos estándares de la industria”, señala Shepherd, y explica que estos depósitos “incluyen una válvula de seguridad que, en un caso extremo, evacuaría el gas a la atmósfera de manera controlada”. Además, los componentes están testados para resistir “condiciones extremas: el depósito alcanza una presión máxima de unos 200 bars, pero está diseñado para poder soportar más del doble”. Por otra parte, resalta que el mito que el gas se pueda congelar en condiciones de uso es “imposible” ya que “para licuar el gas natural, tendría que estar sometido a temperaturas inferiores a 160 grados bajo cero”.

¿Se puede circular en episodios de polución?

Sí. Estos coches están clasificados con la etiqueta ‘ECO’, por lo que pueden circular cuando se restringe el tráfico en algunas ciudades durante los episodios de contaminación. Además, esta distinción tiene ventajas para los propietarios de estos modelos, como una bonificación del 75% en el impuesto sobre vehículos de tracción mecánica, la exención del pago del impuesto de matriculación y descuentos en aparcamientos y peajes.
¿Puedo continuar circulando si se acaba el gas?

Sí. Cuando el depósito de gas se agota, el coche cambia automáticamente de combustible. “El conductor puede continuar sin necesidad de parar, mientras que un testigo en el cuadro de instrumentos le indicará que en ese momento el coche pasa a funcionar con gasolina”, explica Andrew Shepherd. Repostar el depósito de gas es posible en todos los países europeos que cuentan con gasineras ya que “el sistema se hace mediante una boquilla universal”.

¿Puedo circular solo con gas?

Sí. Los vehículos GNC funcionan por defecto con gas y se puede circular sin recurrir al otro depósito. Aún así, es necesario llevar un mínimo de gasolina para el momento del arranque si la temperatura exterior es muy fría o justo después de repostar gas natural. Es recomendable consumir esta gasolina en un período de unos 6 meses.

¿Su precio es similar a los vehículos tradicionales?

Sí. Estos coches tienen un precio de venta similar al de los diésel y gasolina, a lo que hay que añadir los beneficios a largo plazo. En este sentido, Andrew argumenta que “llenar el depósito cuesta tan solo, aproximadamente, 13 euros” por lo que los coches de GNC “permiten ahorrar un 30% respecto a los vehículos diésel y un 55% respecto a los de gasolina”.

¿El mantenimiento es parecido?

Sí. La mecánica de los vehículos de gas es igual a la de los coches tradicionales. “Es falso que bujías o filtros tengan que cambiarse con mayor frecuencia”, rebate el experto en SEAT ante los mitos que apuntan que los motores GNC se calientan y que son más caros de mantener. Lo único que los diferencia es que, “antes de cada revisión de ITV, se tiene que certificar la estanqueidad del sistema de gas y, cada 4 años, realizar una inspección visual de los depósitos en un taller especializado”. Son revisiones que muestran los más altos estándares de seguridad que rodean los coches de gas natural.

Fuente: 20minutos.es

 

Crecen las ventas de coches ecológicos en otro mes negativo para el sector en España

Las cifras de matriculaciones de turismos y todoterrenos nuevos en España siguen descendiendo. Según la ANFAC (Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones), en mayo se registraron 125.625 unidades, es decir, un 7,3% menos que en el mismo periodo de 2018. Salvo el mes de abril, en el que las empresas de alquiler de vehículos dieron cierto un impulso a las ventas ante el incremento de su actividad por las vacaciones de Semana Santa, el sector lleva encadenando numerosos meses en descenso. Concretamente, desde el pasado septiembre, cuando entró en vigor la normativa de homologación de emisiones WLTP (siglas en inglés que significan Procedimiento Mundial Armonizado para Ensayos de Vehículos Ligeros).

La aplicación de este reglamento, con unas pruebas de consumo más próximas a las condiciones reales de conducción, arroja unas cifras de gasto de combustible y emisiones superiores a las obtenidas con el anterior Nuevo Ciclo de Conducción Europeo (NEDC). Estos datos más elevados, en algunos casos, conllevaban un aumento del impuesto de matriculación al hacer saltar de tramo el vehículo en cuestión. De ahí que algunos consumidores optaran por adelantar la compra al mes de agosto, que marcó un récord de ventas.

Cabe señalar que los datos comerciales en claro descenso no afectan por igual a todos los segmentos. Y es que hay uno que marca la tendencia contraria y, en lugar de bajar, está creciendo mes a mes. Nos referimos al que aglutina los vehículos más ecológicos, es decir, aquellos que tienen un sistema de propulsión eléctrico, híbrido y alimentado con gas (GNC o GLP).

En mayo, la matriculaciones de estos vehículos subieron un 57% -comparado con el mismo mes del año anterior- y alcanzaron las 16.002 unidades (14.950 de ellas fueron turismos, lo que supone un aumento del 54%). A continuación, os facilitamos las cifras de ventas de durante estos 31 días en nuestro país por tipo de propulsión.

Vehículos eléctricos (Etiqueta Cero de la DGT)

Son los que registran la mayor tasa de crecimiento del mes. Sus ventas alcanzaron las 1.174 unidades, lo que supone una mejora del 180%. En el acumulado del año la cifra de aumento es inferior: con 5.260 ejemplares matriculados, el incremento es del 93,4% respecto a igual periodo del ejercicio anterior.

Vehículos híbridos enchufables (Etiqueta Cero o Eco)

Los datos de ANFAC indican que en mayo se han comercializado 669 unidades, es decir, un 43% más que en estos mismos 31 días del año pasado. Desde enero se ha registrado un crecimiento del 74%. Madrid es la única Comunidad Autónoma que supera las 1.000 unidades matriculadas (1.108) en un mes en vehículos electrificados, y roza las 5.000 en el acumulado de 2019.

Vehículos híbridos (Etiqueta Eco)

Los vehículos con tecnología híbrida no enchufable alcanzaron las 10.597 unidades. Esta cifra ha supuesto una subida del 51,5% respecto al mismo mes de 2018. Los vehículos híbridos diésel, aunque lejos de sus homólogos de gasolina en volumen, están incrementando sus ventas exponencialmente (un 685% en mayo).

Vehículos de Gas (Etiqueta Eco)

Los vehículos alimentados con este tipo combustible alcanzaron en mayo un total de 3.562 unidades matriculadas, un 53% más que en el mismo mes del año pasado. En el acumulado del año, las ventas han crecido un 71%, hasta las 14.204 unidades.

Pese a la expansión de los vehículos de propulsión más ecológica (desde enero se han matriculado 59.022 turismos electrificados, híbridos y de gas; es decir, un 47% respecto al mismo periodo de 2018), el primer Barómetro de la Electromovilidad, publicado por ANFAC a finales del mes de mayo, apunta que España está a la cola de la introducción de los vehículos electrificados y desarrollo de infraestructuras de recarga en la Unión Europea, sólo por delante de Italia.

Ante esta situación, Mario Armero, vicepresidente ejecutivo de la citada asociación, sostiene que “se necesitan planes de renovación del parque y ayudas a la compra de estos vehículos; estímulos fiscales; mejoras en las condiciones para las empresas de cara a hacer más rentable la instalación de puntos de recarga e incentivos públicos para el desarrollo de infraestructuras de recarga rápida y superrápida”.

Fuente: lavanguardia.com

 

Buscando alternativas al diésel: coches a gas natural y autogas GLP (gas licuado del petróleo)

A pesar de que el diésel no está, ni mucho menos, muerto, cada vez son más los compradores que buscan alternativas al diésel. Y es comprensible. Por suerte, el mercado dispone de una oferta cada vez mayor de soluciones técnicas que pueden competir con el gasóleo, y de cada vez más coches que las aplican. Y, en esa búsqueda de alternativas al diésel, el gas natural y el GLP se antojan una solución más que recomendable.

Alternativas al diésel: GLP y gas natural

La solución a gas más popular en el mercado español es el GLP, y también la mejor alternativa de gas al diésel. Recordemos que estos coches emplean un motor de gasolina, y pueden funcionar indistintamente con gasolina o GLP, contando por lo tanto con dos depósitos. Evidentemente, lo ideal, y lo más económico, es maximizar el tiempo que el conductor se desplaza utilizando gas, y no gasolina.

Pensemos que, aunque el consumo de GLP es superior – en litros – al de la gasolina, su coste es significativamente más bajo. Si en una gasolinera repostamos gasolina de 95 octanos a unos 1,4€/litro, el repostaje de GLP puede suponernos alrededor de 0,7 o 0,75€/litro, prácticamente la mitad. A pesar de que no todas las estaciones de servicio disponen de surtidores de GLP, el GLP sí que está presente en muchas gasolineras, y en todas las ciudades españolas, y en la mayoría de las localidades de cierto tamaño.

Con menos ventas que el GLP, otra alternativa interesante al diésel es el gas natural. De nuevo, hablamos de coches bifuel, capaces de funcionar indistintamente con gasolina o gas natural comprimido. Esta opción ha crecido bastante en los últimos años por el impulso de SEAT y el Grupo Volkswagen. Pero su mayor problema sigue siendo, sin duda, que existen pocos surtidores para repostar gas natural y están muy concentrados en las grandes ciudades. No obstante, tanto los fabricantes de coches, como las energéticas, aseguran que en los próximos años aumentará el número de surtidores y distribuidores de gas natural.

Las ventajas del gas frente al diésel

Los coches a gas son capaces de ofrecer un coste por kilómetro inferior, o como mínimo similar, al de un diésel. Por lo tanto, no solo es una opción excelente para el que tema que las restricciones al diésel puedan ir a más, sino también para aquellos que buscan un coste por kilómetro bajo, y las cualidades, por ejemplo de suavidad y confort, de los motores de gasolina.

Por otro lado, una de las grandes ventajas de los coches a gas frente al diésel reside en el hecho de que reciban la etiqueta ECO de la DGT. Por lo tanto, los coches a gas no estarían limitados por algunas restricciones temporales en episodios de alta contaminación o por algunas restricciones permanentes, como por ejemplo Madrid Central.

Fuente: diariomotor.com

 

El Ayuntamiento de Valladolid firma la compra de dos de los ocho vehículos de limpieza con GNC que adquirirá este año

La concejal de Medio Ambiente y Sostenibilidad del Ayuntamiento de Valladolid, María Sánchez, ha firmado este miércoles los contratos para adquirir dos nuevos vehículos de limpieza propulsados con Gas Natural Comprimido, que serán los primeros de un total de ocho que el Consistorio adquirirá a lo largo de 2019.

Asimismo, la edil ha adjudicado por 122.721,08 euros la adjudicación del proyecto de pavimentación del parque Patricia, en el barrio de Pajarillos.

El coste de los dos vehículos adquiridos para el Servicio de Limpieza del Ayuntamiento asciende a un total de 123.600 euros. Se trata de vehículos con cabina doble, caja abierta y equipados con extendedor de sal desmontable.

A ellos se van a sumar seis vehículos más a lo largo de este año 2019 también propulsados a gas natural comprimido (GNC). El conjunto de los ocho está ya adjudicado con un importe total de algo más de 1.668.000 euros.

Por otro lado, se adjudica el contrato relativo a las obras de ordenación y pavimentación del parque Patricia de Valladolid en las condiciones que figuran en la misma, así como en los pliegos de cláusulas administrativas particulares, de prescripciones técnicas y proyecto, aprobados para este contrato, en la cantidad de 122.721,08 euros. Las obras tienen un plazo de ejecución de un mes.

Con estos dos contratos, ha afirmado Sánchez, el equipo de Gobierno mantiene su avance “en la mejora de servicios básicos a la ciudadanía como es la limpieza y los parques y jardines de la ciudad”.

Fuente: lavanguardia.com