nueva movilidad gasmocion

Entrevista a Javier Navarro: “La movilidad no tiene una solución 100% eléctrica” (Nueva Movilidad)

La movilidad sostenible es uno de los grandes objetivos prioritarios para los países europeos durante los próximos años. Sin embargo, el planteamiento actual que se hace sobre la misma no es el más acertado. El medio Nueva Movilidad entrevista a Javier Navarro, CEO de Gasmoción, sobre cómo deberían contemplarse los retos en movilidad sostenible. Y, también, sobre cuál es el rol de los vehículos de gas en este escenario para llegar a la descarbonización del transporte.

La apuesta por los vehículos de gas como transición hacia una movilidad sostenible es lo que defiende a ultranza Javier Navarro, CEO de Gasmoción, entidad que lleva 15 años transformando vehículos a gas en nuestro país. El ahorro, la fiabilidad y el dotar al vehículo de una etiqueta ECO son los factores que hacen que muchos conductores opten por esta alternativa al coche 100% que, por otra parte, podría atraer algunos inconvenientes en el futuro.

La tendencia marcada por los gobiernos de los países europeos pasa por apostar, casi al 100% por la movilidad totalmente eléctrica. Esa es la única vía para lograr una movilidad sostenible, pero existen voces discrepantes con esta línea que sostienen que la mejor decisión es apostar por una transición en la que también entren alternativas como el gas.

Javier Navarro CEO de Gasmoción, una empresa pionera en la transformación de vehículos de gas de nuestro país, analiza el papel que puede jugar el este tipo de combustión en la movilidad del futuro a corto y medio plazo. Navarro resalta la fe que tienen los conductores, sobre todo los profesionales, por estos combustibles alternativos, que les proporcionan ahorro, etiqueta medioambiental y, sobre todo, fiabilidad.

Lee la entrevista completa de Nueva Movilidad aquí

tabla ahorro mayo 2024

Tabla de ahorro con Autogas [Mayo 2024]

Nos acercamos ya al ecuador del año 2024, y ya empezamos a pensar en las vacaciones de verano. De momento, el mes de mayo ha comenzado como terminó el mes anterior, con una subida generalizada de los precios en la gasolina y el diésel. Y, como cada primeros días de mes, actualizamos nuestra tabla de ahorro de mayo 2024 para comprobar cuánto dinero puedes ahorrar si conviertes tu coche a GLP.

¿Cómo funciona esta tabla? Es muy sencillo. Solo tienes que calcular cuántos kilómetros recorres anualmente con tu coche, de forma aproximada, y saber cuál es el consumo medio de tu coche por cada 100 kilómetros. Con estos dos datos podrás verificar la cantidad de dinero que puedes ahorrar al año si en lugar de circular con gasolina circulas con GLP. En general, con el diferencial actual de los precios, el ahorro puede llegar a ser de hasta el 40% en muchos casos.

Hay que tener en cuenta que el precio de la gasolina y el diésel fluctúa más que el del GLP, por lo que el ahorro puede variar en función del precio de cada combustible. No obstante, esta tabla de ahorro de mayo 2024 nos sirve para hacernos una idea sobre el ahorro económico que conseguimos con GLP. Una ventaja muy importante, pero que no es la única que tiene utilizar este combustible alternativo.

Los coches gasolina EUR0 4 matriculados a partir de 2006, o los diésel EURO 6 matriculados a partir de 2016 pueden conseguir la etiqueta ECO con la conversión a GLP. Por tanto, al ahorro económico se suma la consecución de un distintivo ambiental más sostenible. En muchos casos, clave para entrar en las Zonas de Bajas Emisiones. Pero, volviendo al ahorro, te dejamos la tabla de ahorro de mayo 2024 para que la consultes:

tabla de ahorro mayo 2024

mantenimiento GLP

Mantenimiento de un coche transformado a GLP: ¿Cómo se hace?

La transformación de un vehículo a GLP se debe realizar en talleres especializados en este tipo de conversiones. En primer lugar, porque son los que están autorizados para la instalación de los equipos. Y, además, porque tienen los conocimientos necesarios y saben cómo realizar el mantenimiento adecuadamente. 

De hecho, una de las dudas más habituales que tienen los usuarios que están planteando adaptar su vehículo es qué mantenimiento requiere. En realidad, es un mantenimiento más sencillo que el de los vehículos tradicionales, y vas a ver por qué en este artículo. Además, vamos a responder algunas de las preguntas que más nos hacen las personas que vienen a transformar su coche a GLP en Gasmoción.

 

¿Cada cuánto se debe hacer el mantenimiento del coche transformado?

Lo primero que respondemos cuando alguien nos hace esta pregunta es que, en la propia instalación, se hace una comprobación exhaustiva inicial para verificar que el funcionamiento es correcto. 

Además, una vez se ha transformado el coche a GLP, debe realizarse un primer mantenimiento pasados 1.000 kilómetros, a modo de control.

Posteriormente, se recomienda realizar el mantenimiento de forma periódica cada 20.000 o 25.000 kilómetros, aproximadamente.

 

¿Qué se comprueba en el mantenimiento de los vehículos de gas?

El taller especializado en la conversión a GLP se encarga de realizar el mantenimiento ordinario, que puede incluir, dependiendo del sistema instalado, las siguientes acciones:

  • Cambio de filtro, una de las acciones comunes a todos los sistemas en el mantenimiento periódico.
  • Control visual de todo el sistema en busca de imperfecciones.
  • Control de estanqueidad.
  • Revisión de las conexiones eléctricas
  • Control de la presión del reductor.

Dependiendo del sistema de GLP que se haya instalado, es posible que se requieran acciones adicionales como:

  • Cambio en las membranas de la evaporadora 
  • Reabastecimiento en el líquido lubricante de válvulas 

 

¿Cómo es el proceso de revisión y mantenimiento?

En Gasmoción trabajamos siguiendo, siempre, un protocolo exhaustivo de revisión en los mantenimientos periódicos y ordinarios. Para ello, se llevan a cabo los siguientes pasos:

  1. El cliente trae el coche al taller especializado de la red de Gasmoción.
  2. Con el vehículo parado, se introduce en la máquina de diagnosis para comprobar que no hay ningún fallo o error en el sistema ni en el vehículo.
  3. Se procede a la sustitución de filtros. En este momento, se elimina el gas residual que pueda quedar en el circuito y se limpia.
  4. Una vez se han colocado los filtros nuevos, se vuelven a fijar las tuberías del circuito. Además, se comprueba que estén en perfecto estado.
  5. Con un detector de fugas electrónico, se comprueba la estanqueidad del sistema. Así, verificamos que, tras la sustitución de filtros, no hay ninguna fuga. 
  6. Posteriormente, se arranca el vehículo y se introduce, de nuevo, en el programa de diagnosis, para comprobar que sigue sin haber ningún error tras la manipulación.
  7. Además, se comprueba que todos los parámetros del sistema de GLP estén correctos.

Tras realizar el mantenimiento y comprobar el perfecto funcionamiento del vehículo, en Gasmoción siempre damos toda la información de forma transparente al cliente. 

Como ves, realizando el mantenimiento periódico cada 20.000 kilómetros, el vehículo transformado a GLP permanece con la máxima garantía de funcionamiento. Además, a medida que va avanzando el kilometraje, el taller especializado siempre informará sobre las acciones adicionales de mantenimiento que haya que llevar a cabo, explicando al usuario la razón detrás de cada una de ellas. 

Si quieres más información sobre cómo realizamos el mantenimiento o sobre la propia conversión a GLP, ¡solo tienes que llamarnos!

depósitos de GLP

¿Qué depósitos de GLP se pueden instalar en los vehículos?

La conversión de un coche gasolina o diésel a GLP es una alternativa a la que recurren cada vez más usuarios que buscan opciones de movilidad más sostenibles. No en todos los casos es posible llevar a cabo la conversión, pero sí en la mayoría. Y, en estos casos, es importante conocer cuáles son los distintos depósitos de GLP que se pueden instalar en cada vehículo. 

La transformación a GLP en cualquier vehículo consiste, de modo muy resumido, en incorporar un depósito de GLP para que el coche circule, indistintamente, con GLP o con su combustible original, ya sea diésel o gasolina. Pero, ¿qué tipos de depósitos de GLP son los que se pueden instalar en los vehículos?

A lo largo de este artículo te vamos a explicar qué tipos de depósitos de GLP se instalan más comúnmente, así como otros aspectos relevantes como la capacidad máxima de dichos depósitos, o el espacio en el que se colocan.

 

Tipos de depósitos de GLP que se pueden instalar en los vehículos

Tal y como hemos comentado, hay varios tipos de depósitos de gas licuado de petróleo que se pueden incorporar en los vehículos que se transforman a GLP. La decisión sobre qué tipo de depósito es más adecuado suele recaer en el taller especializado. Este, según las características del coche y la demanda del cliente, aconseja sobre la mejor opción.

A continuación te explicamos cuáles son los depósitos de GLP que se suelen instalar cuando transformamos un coche a gas:

 

Depósito toroidal interior

Este tipo de depósito se instala generalmente en el espacio reservado para la rueda de repuesto del vehículo, dentro del maletero. Tiene una forma de dona o toroide y está diseñado para maximizar el espacio de carga del vehículo. Son muy populares debido a su diseño compacto y eficiente en términos de espacio.

 

Depósito toroidal exterior o subterráneo

Este tipo de depósito se instala debajo del vehículo, generalmente en el espacio entre los ejes delantero y trasero. Está diseñado para ser discreto y no ocupar espacio en el interior del vehículo ni afectar su capacidad de carga. Son una opción popular para aquellos que desean mantener el aspecto exterior del vehículo sin modificaciones visibles.

 

Depósito cilíndrico

Estos depósitos tienen una forma similar a un cilindro y se instalan en diferentes ubicaciones del vehículo, como en el maletero o en el espacio de carga. Vienen en una amplia variedad de tamaños para adaptarse a diferentes vehículos y necesidades de almacenamiento de GLP. Se suele colocar en el fondo del maletero, y es una opción que puede interesar a vehículos más grandes tipo 4×4.

 

¿Qué factores influyen a la hora de decidir qué depósito de GLP instalar?

Los usuarios que quieren transformar su coche a GLP y acuden al taller especializado de Gasmoción para hacerlo reciben asesoramiento personalizado sobre qué depósito instalar. Para ello, se tienen en cuenta variables como:

  • Capacidad. Los depósitos tienen distintas capacidades, que van desde los 35-80 litros en el caso de los depósitos toroidales, y que pueden llegar hasta los 160 litros en los cilíndricos. Normalmente, se suele incorporar un depósito cuya capacidad sea similar a la del depósito original de combustible, aunque los propios técnicos de cada taller son los que decidirán qué capacidad es más adecuada para cada tipo de vehículo.
  • Tamaño del vehículo. Como decíamos antes, los coches más grandes, estilo 4×4 o ranchera, pueden incorporar con más facilidad depósitos cilíndricos en el maletero que los turismos tradicionales. Por tanto, el tamaño del vehículo también condiciona el tipo de depósito a elegir. 
  • Rueda de repuesto. En la mayoría de los turismos se suele instalar un depósito toroidal interno, que va colocado en el hueco de la rueda de repuesto para no quitar espacio en el maletero. Esto significa que la rueda de repuesto ya no estaría, y puede haber algunos clientes que prefieran barajar otras opciones para mantener este componente. 

 

Otros aspectos a tener en cuenta sobre los depósitos de GLP

Si estás pensando en transformar tu coche a GLP, seguramente te sobrevolarán algunas dudas alrededor antes de la instalación. Por eso, vamos a aclarar algunas de las más frecuentes ahora:

  • La autonomía de los depósitos de GLP se suma a la de los depósitos originales, lo que hace que tengamos casi el doble de autonomía tras la conversión a GLP. Recuerda que, con el coche convertido, puedes alternar entre el GLP y la gasolina o el diésel indistintamente.
  • La mayoría de los talleres especializados te pueden entregar un kit antipinchazos cuando se realiza la transformación a GLP, para suplir la ausencia de la rueda de repuesto. 
  • La capacidad de los depósitos de GLP se da de forma bruta, pero, al igual que sucede con los depósitos de gasolina y diésel, hay que tener en cuenta que siempre se pueden perder algunos litros. 

En definitiva, si no tienes muy claro qué depósito de GLP instalar cuando transformes tu coche a gas, ¡no te preocupes! En los talleres de la red Gasmoción te informaremos y te asesoraremos de manera personalizada para instalar el depósito que mejor se adecúe a las características de tu vehículo.

Ventajas de transformar un coche gasolina a GLP frente al coche eléctrico

El camino hacia la movilidad sostenible ha empezado hace tiempo, y cada vez son más los conductores concienciados con la necesidad de buscar alternativas de conducción más respetuosas con el medio ambiente. Las instituciones españolas apuestan por el coche eléctrico, pero hay otras alternativas que ofrecen más ventajas a día de hoy. En este artículo, te contamos cuáles son las ventajas de transformar un coche gasolina a GLP en vez de comprar uno eléctrico.

A modo de contexto, es importante señalar que el coche eléctrico es, sin duda, una de las grandes opciones de movilidad sostenible del futuro. Sin embargo, a día de hoy no constituye una opción accesible a cualquier persona. En primer lugar, por el elevado precio de los coches eléctricos. Y, además, porque no contamos con una infraestructura de puntos de recarga suficiente como para que sea la opción mayoritaria en las grandes ciudades.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que la implementación de Zonas de Bajas Emisiones sigue avanzando cada día, y ya son varios los municipios españoles que cuentan con un área urbana en la que hay restricciones de movilidad. Entonces, si la electrificación no es una tecnología completamente desarrollada, ¿qué opciones tienen los conductores que estén pensando en conducir de forma menos contaminante por los núcleos urbanos?

Aquí entran en juego las tecnologías que ya están consolidadas y que actúan como alternativas de transición muy interesantes. La más expandida es la conversión a GLP o Autogas, una modalidad que no solo permite reducir las emisiones contaminantes, sino que además es más económica. A continuación, analizamos las principales ventajas de transformar un coche gasolina a GLP en lugar de apostar por el eléctrico hoy en día.

 

Beneficios de transformar un coche gasolina a GLP frente al coche eléctrico

Tal y como hemos señalado, no todo el mundo tiene capacidad económica para acceder al coche eléctrico hoy en día. Y, además, no hay suficientes puntos de recarga en las grandes ciudades como para que haya plena libertad de movimiento en este tipo de vehículos. 

Por eso, es interesante conocer las razones por las que transformar un coche gasolina a GLP es, a día de hoy, una opción más estratégica y accesible para muchos conductores:

 

  1. Ahorro en combustible

La conversión de un coche de gasolina a GLP es más económica que la compra de un vehículo eléctrico nuevo. Este factor es especialmente relevante para aquellos que desean reducir su huella ambiental sin incurrir en gastos significativos. 

Además, la inversión inicial en la instalación de un sistema de GLP puede amortizarse rápidamente a través del ahorro en combustible. Ten en cuenta que el precio del GLP es de menos de 1 euro el litro, mientras que la gasolina se mantiene por encima de 1,60 euros el litro.

  1. Infraestructura de recarga ya existente

A diferencia de los vehículos eléctricos, que dependen de una infraestructura de recarga en que todavía está en desarrollo, los puntos de suministro de GLP ya están establecidos en todo el país y son ampliamente accesibles. De hecho, actualmente hay más de 900 estaciones de servicio donde se puede repostar GLP o Autogas en España. 

Esto significa que los propietarios de vehículos convertidos pueden disfrutar de la conveniencia de repostar en estaciones de servicio convencionales sin la necesidad de esperar largos periodos de recarga.

  1. Mayor autonomía

Los vehículos convertidos a GLP tienen una autonomía superior a los coches eléctricos, lo que los hace ideales para aquellos que requieren largos trayectos sin preocuparse por la recarga. Es más, la conversión a GLP permite, en algunos casos, duplicar la autonomía, porque suma la del depósito de gasolina con la del depósito instalado de GLP.

  1. Reducción inmediata de emisiones contaminantes

La conversión a GLP reduce significativamente las emisiones de contaminantes nocivos, como el dióxido de carbono y los óxidos de nitrógeno, en comparación con los vehículos de gasolina convencionales. 

Esta mejora inmediata en la calidad del aire puede contribuir a la mitigación de los efectos adversos para la salud y el medio ambiente asociados con la combustión de combustibles fósiles.

  1. Menor impacto en la red eléctrica

A medida que aumenta la demanda de vehículos eléctricos, también lo hace la presión sobre la infraestructura eléctrica existente. La conversión a GLP ofrece una alternativa que alivia este aumento de carga, ya que no depende de la red eléctrica para su funcionamiento. 

Esto puede ayudar a evitar posibles problemas de capacidad y estabilidad en el suministro de energía, tal y como está sucediendo en otros países europeos, como Países Bajos.

  1. Menos costes de mantenimiento

Los coches convertidos a GLP suelen requerir un mantenimiento más sencillo en comparación con los sistemas de los vehículos eléctricos. Además, los costes de reparación y sustitución de componentes son generalmente más bajos, lo que puede traducirse en ahorros a largo plazo para los propietarios.

 

  1. Disponibilidad de modelos y opciones de conversión

La conversión a GLP no está limitada por la disponibilidad de modelos específicos de vehículos, como sí lo están los vehículos eléctricos. Esta flexibilidad permite a los propietarios adaptar una amplia gama de automóviles a sus necesidades individuales sin comprometer la elección de vehículos o marcas.

De hecho, todos los coches gasolina EURO 4 matriculados a partir de 2006 pueden conseguir la etiqueta ECO con la transformación a GLP, lo que supone que un gran porcentaje del parque automovilístico actual tiene esta capacidad.

  1. Rendimiento similar al de los motores de gasolina

Los motores convertidos a GLP ofrecen un rendimiento comparable al de los motores de gasolina en términos de potencia y capacidad de aceleración. Esta familiaridad en la experiencia de conducción facilita la transición para los conductores que prefieren la sensación tradicional de un vehículo de combustión interna.

  1. Flexibilidad en la transición hacia la movilidad sostenible

La conversión a GLP ofrece una solución pragmática e inmediata para quienes quieren adoptar prácticas de movilidad más sostenibles rápidamente y sin comprometer la conveniencia o la economía. 

 

Esta flexibilidad permite a los conductores dar un paso en la dirección correcta hacia la sostenibilidad, adaptándose a su ritmo y circunstancias individuales. Y, sobre todo, permite reducir las emisiones contaminantes de los vehículos mientras se terminan de desarrollar y consolidar las que serán las alternativas de movilidad sostenible del futuro, como el coche eléctrico, los biocombustibles o los vehículos con pila de hidrógeno, entre otras. 

En Gasmoción te asesoramos de forma personalizada si quieres transformar tu coche gasolina a GLP. ¡Llámanos!

Auto Recambios Martínez

Gasmoción y Auto Recambios Martínez se unen para impulsar las transformaciones a GLP

La necesidad de encontrar alternativas de movilidad sostenible se ha convertido en una prioridad para muchos conductores. En primer lugar, por la conciencia medioambiental y la importancia de preservar el entorno. Pero, también, porque cada vez son más ciudades las que están implementando Zonas de Bajas Emisiones, o van a hacerlo próximamente. 

En este escenario, la colaboración entre las empresas del sector es clave para ofrecer soluciones viables y efectivas a los ciudadanos. Por ello, Gasmoción y Auto Recambios Martínez se unen para impulsar las conversiones de vehículos a GLP, una solución que, a muchos conductores, les permite obtener la etiqueta ECO y conducir de forma menos contaminante. 

El objetivo de ambas empresas es ampliar el número de talleres especializados en conversiones a GLP para, a su vez, agilizar las conversiones y llegar a más personas en toda la región sureste. Así, Auto Recambios Martínez ofrecerá la posibilidad, a su red de talleres, de especializarse en la adaptación de vehículos a GLP con el respaldo de Gasmoción.

 

¿Qué municipios del sureste español tendrán que implementar una ZBE?

Según la Ley del Cambio Climático y Transición Energética aprobada en 2021, los municipios de más de 50.000 habitantes tendrán que incorporar, obligatoriamente, al menos una Zona de Bajas Emisiones (ZBE). Asimismo, los municipios de más de 20.000 habitantes también tendrán que tener definida una ZBE, pero en este caso solo se activaría en episodios de alta contaminación. 

Solamente en la Región de Murcia, hay 4 municipios que implementarán una ZBE de forma obligatoria: Murcia, Cartagena, Lorca y Molina de Segura. Lo mismo sucede con la ciudad de Albacete. Y, si tenemos en cuenta los municipios de más de 20.000 habitantes que también deben diseñar una ZBE, sumamos un total de 14 municipios murcianos más. 

Es decir, casi 900.000 murcianos verán, en los próximos meses, una ZBE en su municipio en la que, previsiblemente y según las directrices europeas, se irán endureciendo las restricciones con el paso del tiempo. 

 

¿Qué vehículos consiguen la etiqueta ECO con la conversión a GLP?

La unión entre Auto Recambios Martínez y Gasmoción permitirá a muchos talleres de esa región transformar los vehículos de sus clientes a GLP. Y, en muchos casos, les ayudará a pasar de la etiqueta C a la etiqueta ECO, con la que podrán circular sin restricciones por cualquier gran ciudad y área urbana. 

Para ello, los vehículos deben ser gasolina EURO 4 (es decir, matriculados a partir de 2006) o diésel EURO 6 (matriculados a partir de 2016). Hablamos, por tanto, de coches gasolina que tengan hasta 18 años, y coches diésel de 8 años. 

La conversión a GLP es una alternativa muy interesante para todas las personas que no quieren cambiar de vehículo pero buscan nuevas formas de movilidad más sostenible. Además, es una inversión muy inferior a la compra de un coche nuevo y que, a largo plazo, supone un gran ahorro en carburante. 

En este sentido, se abre una oportunidad muy interesante para los conductores de la región sureste de España que quieran pasarse al bando de la movilidad sostenible, conseguir la etiqueta ECO y ahorrar cada vez que repostan gracias a la transformación de sus vehículos a GLP. 

zona de bajas emisiones 2024

Zonas de Bajas Emisiones 2024: Todas las novedades

Desde que entró en vigor la Ley del Cambio Climático, que incluye la obligatoriedad de implementar Zonas de Bajas Emisiones, muchos municipios trabajan arduamente en ello. Sin embargo, pese a que su entrada en vigor era obligatoria a partir de 2023, solo unos pocos han llegado a tiempo. En este artículo, repasamos todas las nuevas Zonas de Bajas Emisiones (ZBE) que hay en 2024, así como las principales novedades de cara a los próximos meses.

Antes de entrar en detalles, cabe recordar qué municipios están obligados a diseñar una ZBE. Concretamente, son aquellos que tengan más de 50.000 habitantes, que, según el censo nacional, son 149. No obstante, los municipios de más de 20.000 habitantes también deben tener diseñada una ZBE, que solo entraría en vigor en episodios de alta contaminación.

En teoría, y según establecía la ley, estas ZBE deberían haber estado activas desde el 1 de enero de 2023. Sin embargo, de los 149 municipios, menos de 20 las tenían ya en marcha a finales del pasado año. Pero, ¿cómo está la situación en 2024? A continuación, repasamos las principales novedades que debes saber al respecto.

 

Bilbao

Tal y como han confirmado desde el gobierno bilbaíno, el próximo 25 de abril se aprobará la ordenanza que regula la Zona de Bajas Emisiones (ZBE). La zona abarcará las calles situadas entre la ría de Bilbao, Sabino Arana, Autonomía y Hurtado Amezaga. 

Las restricciones se irán implementando progresivamente durante 5 años, momento en el cual solamente podrán circular por esta zona los coches ECO y C. 

 

Alcalá de Henares

A finales de febrero entraba en vigor la fase de implementación de la ZBE de Alcalá de Henares, en Madrid. En total, ocupa algo menos de 4 metros cuadrados por habitante, y su territorio está delimitado por estas calles: Vía Complutense, Calle Andrés Saborit, Avenida De Madrid, C/ Cardenal Lorenzana, Plaza de Puerta de Santa Ana, Paseo de los Curas, Plaza Puerta del Vado, Ronda De la Pescadería, C/ Carmen Descalzo, C/ Basilios, Pl. Puerta de Aguadores, C/ Giner de los Ríos , C/ Azucena, Pl. Canto de San Pedro, C/ Sebastián de la Plaza.

Para saber qué coches pueden acceder a esta zona, hay que tener en cuenta la distinción que hace el consistorio, entre zona 0 (peatonal) y zona 1, que es la ZBE propiamente dicha. En este caso, las restricciones varían en función del nivel de contaminación. Por ejemplo, cuando las partículas de NO2 se sitúen entre 200 y 400 durante dos horas seguidas o más, solo podrán circular por la ZBE sin restricciones los coches con etiquetas ECO y CERO.

 

Guadalajara

Esta región castellano manchega también ha dado un paso importante en su camino hacia las ZBE, y acaba de aprobar la Ordenanza Reguladora de la Zona de Bajas Emisiones de Guadalajara. El próximo 1 de abril entrará en vigor, aunque no será hasta el 1 de mayo cuando se empezará a funcionar la plataforma que registrará las matrículas. Así, a partir del 1 de enero de 2025, su funcionamiento será total.  

Las calles que entran dentro de esta ZBE son Avenida de Barcelona, Glorieta de Bejanque, La Carrera, Paseo Dr. Fernández Iparraguirre, Cuesta del Matadero, Cardenal González de Mendoza, Avenida del Ejército (desde Cardenal González de Mendoza) hasta Plaza de España (el túnel queda fuera de la ZBE), Barranco del Alamín y Calle Madrid.

 

Getafe

El municipio madrileño también está cerca de activar su ZBE, y ha marcado como fecha para ello el próximo 1 de septiembre. En este caso, las calles que la delimitarán son llustración, Madrid, avenida Juan de la Cierva, M-406, Ferrocarril y Paseo de la Estación. No obstante, las sanciones no comenzarán a aplicarse hasta el próximo año 2025.

Lo que sí es importante saber es que los ciudadanos empadronados en Getafe podrán acceder sin restricciones, al igual que los coches con etiquetas ECO y CERO. En el caso de los coches con etiquetas B y C, tendrán que solicitar una autorización temporal por un año, siempre que estén domiciliados en Getafe.

 

Sevilla

Aunque llevaba tiempo anunciándolo, ha sido el pasado mes de enero cuando Sevilla ha puesto en marcha la ZBE de La Cartuja. Hasta el mes de abril está en una fase informativa, en la que no habrá sanciones. A partir de entonces, todos los accesos que no estén autorizados sí serán sancionados. 

Por el momento, las restricciones se ciñen a los vehículos sin etiqueta, en horario de lunes a viernes, entre las 7:00 y las 19:00

 

¿Nuevas normas de calidad en Europa?

Mientras, en España, la mayoría de municipios van con retraso en la aplicación y entrada en vigor de Zonas de Bajas Emisiones, la Unión Europea continúa avanzando a marchas forzadas. Hace algunas semanas, la Unión Europea ha llegado a un acuerdo para endurecer aún más los límites que establecen el nivel de contaminación del aire. 

Con estas nuevas normas, se reduciría a la mitad los valores límite anuales permitidos para los agentes más contaminantes, las partículas y los óxidos de nitrógeno. Esta medida, que empezaría a aplicarse en 2030, podría suponer que, a partir de ese año, los coches con etiqueta B no puedan circular por las grandes ciudades. 

Aun así, es un acuerdo que todavía está pendiente de ser ratificado, y que daría un margen de algunos años para el proceso de adaptación. 

Con este horizonte, cada vez son más las personas que buscan alternativas de movilidad más sostenibles que les permitan seguir circulando por las áreas más urbanizadas con vehículos menos contaminantes. En este sentido, una de las alternativas a corto plazo más interesantes para muchos vehículos es la conversión a GLP, que permite a los vehículos pasar de la etiqueta C a la etiqueta ECO

En Gasmoción estamos especializados en conversiones a GLP, y podemos asesorarte de forma personalizada para que sepas cuál es la mejor opción que tienes en función del coche que tengas. 

MARZO

Tabla de ahorro con Autogas [Marzo 2024]

Empieza el mes de marzo, el último del invierno, y, como siempre hacemos a principios de mes, revisamos el diferencial de precios entre el GLP y la gasolina y el diésel. Si hasta el mes de febrero el precio de la gasolina se había mantenido por debajo de 1,60 euros el litro, marzo comienza con una ligera subida. Así, en el momento de realizar este artículo, el precio medio de la gasolina 95 es de 1,61 euros el litro, mientras que la gasolina 98 se eleva hasta 1,79 euros el litro.

En el caso del diésel, vemos que el precio del gasóleo A es de 1,55 euros el litro, y el del A+ es algo más elevado, de 1,66 euros el litro. Por su parte, el GLP se mantiene en un precio estable de 0,93 euros el litro, lo que supone alrededor de un 43% menos que el precio de la gasolina, y en torno a un 38% menos que el precio del diésel.

No obstante, además del ahorro económico que supone repostar GLP en vez de otros combustibles tradicionales, hay que tener en cuenta que muchos vehículos pueden conseguir la etiqueta ECO con la conversión a GLP. Concretamente, los gasolina que cumplan la norma EURO 4 y estén matriculados a partir de 2006, y los diésel EURO 6 matriculados a partir de 2016. Hablamos de coches gasolina que tienen 18 años, y diésel de 8 años, un porcentaje muy importante del parque automovilístico actual.

Y, para que puedas calcular qué ahorro supondría pasar de gasolina a GLP mediante una sencilla conversión, te mostramos nuestra tabla de ahorro del mes de marzo actualizada. En ella, podrás comprobar cuánto dinero te puedes llegar a ahorrar al año si repostas GLP en vez de gasolina, y en función del número de kilómetros anuales que recorras.

ahorro marzo

etiquetas ECO y C

Etiquetas ECO y C: ¿Cuál te interesa más?

En el contexto de la movilidad sostenible en el que nos movemos ahora, uno de los aspectos más relevantes para los conductores conscientes del medio ambiente es la elección entre vehículos con etiquetas ECO y C. Ambos son distintivos medioambientales otorgados por la Dirección General de Tráfico, y, probablemente, hasta ahora, no te habrás planteado cuál de los dos te interesa más según la zona en la que vivas.

Esta decisión cobra especial importancia en las ciudades de más de 50.000 habitantes, que, según la Ley de Cambio Climático, deben contar con una Zona de Bajas Emisiones. Es en estas zonas donde las restricciones al tráfico se volverán cada vez más exigentes, como respuesta a las políticas medioambientales orientadas a fomentar un aire más limpio y una mejor calidad de vida. 

En este artículo, exploraremos las ventajas de optar por un vehículo con etiqueta ECO frente a uno con etiqueta C, centrándonos en los beneficios a largo plazo tanto para el conductor como para el entorno. En ciudades como Madrid, las ventajas son más que evidentes a día de hoy. Además, te contaremos en qué casos es posible pasar de tener la etiqueta C a tener la etiqueta ECO.

 

¿Qué son las etiquetas ECO y C?

Antes de entrar a detallar las ventajas de la etiqueta ECO, es fundamental entender qué representan estas etiquetas. La Dirección General de Tráfico (DGT) de España clasifica los vehículos en función de su impacto medioambiental y del nivel de emisiones nocivas que genere cada vehículo en función de su motor.

La etiqueta C se asigna a los turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de septiembre de 2015, cumpliendo con las normativas Euro 4, 5 y 6. En el caso de los vehículos que sean de 8 plazas o más, sin contar el conductor, o los vehículos pesados, deberán estar matriculados a partir de 2014 para obtener esta etiqueta. 

Por otro lado, la etiqueta ECO se otorga a los vehículos híbridos enchufables con autonomía inferior a 40 km, vehículos híbridos no enchufables, vehículos propulsados por gas natural (GNC y GNL) o por gas licuado de petróleo (GLP). 

 

Ventajas de la Etiqueta ECO

Evidentemente, los vehículos que tengan etiqueta ECO son más sostenibles con el medio ambiente, porque su nivel de emisiones es menor. Por tanto, tienen ciertas ventajas sobre los vehículos con etiqueta C, como las que detallamos a continuación:

Acceso y movilidad en Zonas de Bajas Emisiones

En ciudades de más de 50.000 habitantes, los vehículos con etiqueta ECO disfrutan de mayores libertades de acceso y circulación en las Zonas de Bajas Emisiones. Frente a los vehículos con etiqueta C, los ECO pueden acceder a zonas de bajas emisiones y centros históricos restringidos, lo cual es una ventaja significativa en ciudades con políticas estrictas de movilidad sostenible.

Esta característica no solo facilita la movilidad urbana sino que también contribuye a reducir el tiempo y el consumo de combustible, derivados de buscar rutas alternativas. Además, cada vez habrá más regiones con, al menos, una ZBE en su interior activa, y la previsión es que las condiciones para entrar a estas zonas sean cada vez más restrictivas.

Beneficios fiscales 

Otro aspecto relevante es el económico. Los propietarios de vehículos ECO suelen beneficiarse de incentivos fiscales, como reducciones en el Impuesto de Vehículos de Tracción Mecánica (IVTM) y en las tasas de estacionamiento en zonas reguladas. 

Por lo tanto, a largo plazo, tener un vehículo con etiqueta ECO supone más ahorro económico que tener un coche con etiqueta C. Sobre todo, en los casos en los que no hace falta comprar un coche nuevo para conseguir la etiqueta ECO, tal y como explicaremos más adelante.

Impacto ambiental 

Desde la perspectiva medioambiental, los vehículos ECO emiten menos gases y partículas nocivas en comparación con sus homólogos de etiqueta C. Esto no solo contribuye a la lucha contra el cambio climático, sino que también mejora la calidad del aire en zonas urbanas, beneficiando la salud pública. 

Responsabilidad social corporativa

Optar por un vehículo ECO refleja un compromiso con la sostenibilidad y la responsabilidad social. En el caso de las empresas y los profesionales, apostar por una flota de coches ECO se traduce en una mejora de la imagen pública y en un alineamiento con los valores de los clientes y socios con los que se sentirán más identificados.

 

¿Puedo pasar de un coche con etiqueta C a la etiqueta ECO?

Esta es una de las grandes dudas que tienen muchos conductores, convencidos de la importancia de la etiqueta ECO, pero sin recursos económicos para afrontar la compra de un vehículo nuevo. Y la respuesta es que, en muchos casos, sí es posible pasar de la etiqueta C a la ECO. ¿Cómo? A través de la conversión a GLP.

Concretamente, los coches que pueden conseguir la etiqueta ECO son:

  • Los coches gasolina que cumplan la norma EURO 4. Es decir, que estén matriculados a partir de 2006.
  • Los vehículos diésel que cumplan la norma EURO 6. O, lo que es lo mismo, que estén matriculados a partir de 2016.

Como ves, se trata de vehículos que, por sus características y nivel de emisiones, tienen el distintivo ambiental C y, gracias a la conversión a GLP, pueden pasar a la etiqueta ECO. La instalación de un sistema GLP reduce el nivel de emisiones contaminantes del vehículo. Y, en los dos casos anteriores, lo hace lo suficiente como para que entren dentro de los estándares que tiene la DGT establecidos para otorgar la etiqueta ECO.

Además, la conversión a GLP tiene un coste muy inferior a la compra de un vehículo nuevo, y que se suele amortizar en un plazo de unos dos años, dependiendo de la cantidad de kilómetros que recorra el coche. En cualquier caso, es una inversión mucho menor que la que supondría la compra de un coche nuevo con etiqueta ECO.

La elección entre las etiquetas ECO y C debe considerarse cuidadosamente, especialmente en ciudades con más de 50.000 habitantes, donde las restricciones y políticas ambientales son más estrictas. 

En un mundo cada vez más concienciado sobre la importancia de la sostenibilidad, optar por un vehículo ECO es una decisión inteligente que beneficia tanto al individuo como al colectivo, fomentando un futuro más limpio y verde.

coche diésel

¿Consiguen los coches diésel la etiqueta ECO?

Esta es una de las preguntas que más se hacen los conductores últimamente a medida que las grandes ciudades van anunciando nuevas restricciones en las Zonas de Bajas Emisiones. La respuesta es que, en muchos casos, los coches diésel sí pueden conseguir la etiqueta ECO. No obstante, deben cumplir una serie de condiciones que analizamos en este artículo.

Antes de entrar en detalle, es importante entender el contexto actual. A día de hoy, pese a que las ventas de coches nuevos diésel siguen bajando, lo cierto es que ocupan gran parte del parque automovilístico actual. De hecho, la mitad de todos los coches que hay en España, aproximadamente, son diésel. 

Según datos de la Dirección General de Tráfico, de los 25 millones de vehículos que circulan por nuestro país, cerca de 13 millones son vehículos diésel. Un porcentaje muy alto que evidencia la preocupación de muchos de estos conductores por saber si podrán seguir circulando con su coche en las grandes ciudades o no. 

Y no solo eso, sino que la inmediatez de muchas de las medidas que entrarán en vigor próximamente para coches diésel hace que los conductores se pregunten si tienen más alternativas además de cambiar su coche. 

 

¿Cuándo consiguen los coches diésel la etiqueta ECO?

Como hemos comentado al principio, muchos de los 13 millones de vehículos diésel que recorren las carreteras españolas pueden conseguir la etiqueta ECO con la adaptación a GLP. Concretamente, todos aquellos que estén matriculados a partir del año 2016. Hablamos, por tanto, de coches diésel que tengan 8 años, lo que supone un porcentaje muy importante del total. 

La razón por la que los vehículos diésel posteriores a 2016 pueden conseguir la etiqueta ECO con la conversión a GLP es porque son los que cumplen con la norma EURO 6, normativa europea que regula las emisiones. 

La adaptación a GLP reduce las emisiones de partículas contaminantes y otros gases en un porcentaje que, en vehículos EURO 6, entra dentro de los estándares de la DGT para conseguir la etiqueta ECO. Es decir, los coches diésel que ya tengan etiqueta C son los que pueden obtener la ECO.

Por tanto, si el vehículo diésel no cumple esta norma, no podrá obtener la etiqueta ECO con la transformación a GLP. No obstante, siempre es conveniente consultar con un taller especializado para confirmar la viabilidad en cada caso particular según la ficha técnica de cada coche. 

 

¿Qué restricciones tienen los coches diésel que no tengan la etiqueta ECO?

Actualmente, en 2024, todavía no son muchas, pero se prevé que, a partir de 2025, se endurezcan en las grandes ciudades. En Madrid, por ejemplo, en 2024 los coches con etiqueta B solo pueden circular por la Zona de Bajas Emisiones de Especial Protección (ZBEDEP) Distrito Centro si van a aparcar a un parking adherido al sistema de gestión de permisos de la ZBE, pero no pueden estacionarlo en la calle dentro de ese área.

Y, a partir de 2025, la previsión es que los coches con etiqueta B no puedan circular por el área metropolitana de Barcelona. Y, en el caso de Madrid, los vehículos con etiqueta B que no estén empadronados en las ZBE también podrían afrontar más limitaciones de movilidad de 2025 en adelante, aunque habrá que esperar para confirmarlo. 

En cualquier caso, los vehículos que no tengan la etiqueta ECO seguirán viendo cómo se suman más restricciones a lo largo de los próximos años. Restricciones que responden a unas directrices europeas comunes orientadas a reducir la contaminación producida por la movilidad en las grandes áreas urbanas. 

 

Conversión de diésel a GLP: menor inversión y menos preocupaciones

Por lo tanto, si tienes un coche diésel posterior a 2016 y no quieres preocuparte por cuándo entrarán en vigor más restricciones, la mejor alternativa es adaptarlo a GLP y conseguir la etiqueta ECO. Algo que, además, supone un gran ahorro económico a largo plazo. 

Primero, porque la conversión a GLP puede rondar los 1.500-2.000 euros aproximadamente, y es mucho más económica que la compra de un coche nuevo. Y, además, porque repostar GLP es más barato que repostar combustible tradicional, aunque el diferencial varía en función de la oscilación de los precios. 

En Gasmoción te asesoramos de forma personalizada, en base a las características específicas de tu coche. Esto nos permite aconsejarte cuál es la mejor alternativa y el kit GLP que mejor se ajusta a tu vehículo de forma individual.