Entradas

Las ventas de coches a gas crecen en febrero en España

En el pasado mes de febrero crecieron las ventas de vehículos a gas en nuestro país un 6,27%, situándose en las 1.187 unidades. No parecen grandes datos pero destacan positivamente dada la crítica situación del sector automovilístico con caídas en sus ventas cercanas al 50% respecto a ejercicios anteriores.

Los coches a gas, entre los que encontramos vehículos a Autogas/GLP y a Gas Natural Comprimido, han aguantado de esta forma, y por el momento, la disminución de las ventas del sector debido a las fuertes ventajas que presenta frente a los combustibles convencionales.

Actualmente los vehículos a gas suponen el 1,62% del total del parque de vehículos español, siendo Renault, Dacia y el grupo Volkswagen los que más han apostado por esta variante dentro de su catálogo y añadiendo variantes bifuel en diversos modelos, ya sea en Autogas/GLP o GNC.

Los vehículos a gas más vendidos en febrero fueron: Dacia Sandero, Dacia Lodgy, Renault Clio, Dacia Duster y Skoda Octavia en este orden.

Gran evolución de los combustibles alternativos el pasado año

A pesar de las diferentes dificultades que nos presentó el 2020 una de las cosas que quedaron claras fue la necesidad de una transición hacia combustibles menos contaminantes en la automoción. Vivimos en un mundo globalizado y eso supone millones de trayectos y de toneladas de emisiones a la atmósfera que, a corto o medio plazo, puede causar daños irreparables a nuestro planeta y nuestra salud a nivel individual.

Uno de los sectores que hay que abordar de forma inmediata es el del transporte y la automoción en general, ya que es uno de los principales focos emisores de este tipo de gases.

Ante esta situación están surgiendo algunos combustibles que consiguen disminuir, total o parcialmente, las emisiones de los vehículos. A pesar de que el primer combustible alternativo en el que pensamos es el vehículo eléctrico hay otras alternativas como el hidrógeno o el gas (Autogas/GLP o GNC), siendo este último en el que vamos a profundizar.

En cuanto a los vehículos más empresariales o institucionales encontramos un incremento en el parque de autobuses de GNC de un 17% y de un 27% en los camiones propulsados por Autogas/GLP, lo que supone un aumento importante en ambos casos y una tendencia a continuar en próximos años.

La cantidad total de vehículos registrados alimentados por GNC o Autogas/GLP ha sido de 30.000 unidades, teniendo que sumar a estos las adaptaciones realizadas, esto supone una gran apuesta por los combustibles gaseosos gracias a sus ventajas a nivel de emisiones y de precio frente a otros combustibles alternativos, además de la comodidad que ofrece en el día a día gracias a su autonomía y puestos de repostaje.

Sin olvidar que la adaptación a Autogas/GLP o GNC o la adquisición de un vehículo propulsado por cualquiera de ellos nos permite acceder a la Etiqueta ECO, aportándonos tranquilidad de cara a las posibles futuras restricciones de circulación en las grandes ciudades.

Carga tu vehículo de gas natural GNC desde casa

El gran ahorro que proporcionan los vehículos que funcionan con gas natural comprimido (GNC) es un factor muy a tener en cuenta, pero en muchas ocasiones la notable diferencia de gasineras de GNC frente a las de GLP hace que muchos os terminéis decantando por el gas licuado del petróleo.

Gasmocion ofrece la posibilidad de instalar un punto de suministro de GNC en vuestro propio domicilio o puesto de trabajo, pudiendo repostar el vehículo a un precio increíble y con todas las comodidades posibles.

A continuación os dejamos este fantástico vídeo elaborado por Jose Luis Pérez Alarcón (canal de Youtube) donde explica las particularidades de este punto de suministro.

 

 

En Gasmocion este fin de semana nos vamos a Cartagena!

Ahora que todavía hace buen tiempo podemos realizar esas escapadas de fin de semana que tanto nos ayudan a desconectar con esta “nueva normalidad”.

Adaptando tu vehículo a Autogas/GLP puedes ahorrar hasta un 45% en combustible para que eso de “hacer kilómetros” deje de ser un problema.

Para este fin de semana nos hemos propuesto calcular el ahorro que tendríamos viajando de Valencia a Cartagena con un Opel Mokka con un consumo estimado de 8,5l/100kms.

Repostamos en la gasolinera Repsol de Valencia, donde actualmente el precio del GLP es de 0,629€, por lo que llenar el depósito de 52 litros nos cuesta unos 32,71€. En los 275km de camino hasta Cartagena consumiremos aproximadamente la mitad del depósito de GLP, por lo que todavía podríamos volver sin necesidad de repostar. En el total del viaje habremos consumido, aproximadamente, la totalidad del depósito de GLP y unos 5L de gasolina que en la gasolinera de Repsol tendrían un coste de 6,05€.

Realizar este mismo recorrido en gasolina nos habría costado unos 62,87€ en la gasolinera Repsol de Valencia ya que entre la ida y la vuelta habríamos consumido la totalidad del depósito de gasolina que es de, aproximadamente, 52L.

El coste final del viaje ha sido de 38,76€ con nuestro vehículo adaptado a GLP, en caso de haber conducido un vehículo gasolina el viaje nos habría costado un total de 62,87€, por lo que hemos obtenido un ahorro de 24,11€ a lo largo del viaje.

Si estás interesado no dudes en contactarnos a través de Gasmocion.

Los cambios en el etiquetado medioambiental y sus repercusiones

Se lleva barajando desde hace tiempo la modificación de las diferentes etiquetas medioambientales que, actualmente, son: “Cero” azul, “ECO” azul y verde, “C” verde y “B” amarilla. Cada una de ellas aporta información sobre la contaminación de cada vehículo y aporta, en algunos casos y localidades, ciertos privilegios como circulación o mejoras económicas en zonas de aparcamiento o impuestos.

El Director General de Tráfico, Pere Navarro, anunció que se llevará a cabo una actualización del sistema de etiquetas ya que así se ha demandado desde el Gobierno, por lo que el próximo 29 de septiembre se llevará a cabo una reunión interministerial para hablar sobre este cambio.

A pesar de lo alarmista que pueda ser la situación ya confirmó que los cambios no afectarán a la situación actual de cada etiqueta, sino que, posiblemente, suponga la entrada de algún nuevo distintivo manteniendo los privilegios de cada uno de los existentes y que cualquier cambio se hará en consenso con el sector, por lo que no debe preocupar a aquellos que disfrutan de alguna ventaja a día de hoy.

Actualmente los vehículos que disfrutan de cada una de las etiquetas son los siguientes:

  • Etiqueta “Cero”

Vehículos eléctricos, híbridos enchufables con una autonomía eléctrica de más de 40 kilómetros o vehículos de pila de combustible.

  • Etiqueta “ECO”

Vehículos híbridos, híbridos enchufables con una autonomía eléctrica de menos de 40 kilómetros o vehículos gasolina Euro 4 o posterior o diésel Euro 6 adaptados a GLP o GNC.

  • Etiqueta “C”

Vehículos gasolina que cumplan Euro 4 o posterior o vehículos diésel que cumplan normativa Euro 6.

  • Etiqueta “B”

Vehículos gasolina que cumplan normativa Euro 3 o diésel que cumplan normativa Euro 4 o Euro 5.

Si estás decidiéndote sobre un coche a GLP o GNC, estas son algunas de sus diferencias

Mucha gente todavía no conoce del todo bien las diferencias entre GLP y GNC de cara al día a día tras la transformación de su vehículo, hoy vamos a resolver algunas dudas sobre esto. Es importante que estéis atentos ya que puede servirte para elegir tu alternativa ECO!

La primera diferencia que encontramos está en el propio estado de cada combustible, ya que mientras el GLP (Gas Licuado de Petróleo) se almacena en estado líquido el GNC (Gas Natural Comprimido) se almacena en estado gaseoso.

Derivado del estado y la naturaleza de cada uno cambia mucho la forma de almacenaje, mientras el GNC necesita ser almacenado en depósitos especiales que soporten los, aproximadamente, 200 bares a los que se almacena, el GLP puede almacenarse en depósitos más convencionales ya que lo encontramos a una presión 30 veces menor.

Otra diferencia básica entre ambos combustibles sería la composición de cada uno, mientras que el GLP es una mezcla de butano y propano el GNC está formado casi en un 90% por metano.

A pesar de que en ambos casos vamos a apreciar una importante reducción en el gasto frente a los combustibles convencionales es importante destacar que el ahorro en los vehículos con GNC suele ser aproximadamente un 10% superior que en los vehículos a GLP, aunque estaremos sometidos a una pérdida de potencia de aproximadamente el 15%, cosa que no nos sucederá con la adaptación a GLP.

Y por último, como diferencia más importante de cara a decidirse, hay que tener muy en cuenta la diferencia en cuanto a las estaciones de repostaje que hay en nuestro país, ya que contamos con más de 600 estaciones de repostaje que disponen de GLP mientas que las estaciones con GNC no llegan, por el momento, a las 100 unidades. A pesar de este problema en Gasmocion contamos con una división de compresores que te permitirán repostar en casa de la forma más cómoda, no lo dudes y pide presupuesto.

Estas son algunas de las diferencias más notables entre los dos combustibles, pero si te queda alguna consulta que hacer no dudes en contactarnos en Gasmocion!

 

Etiqueta ECO y autogas/GLP, todo lo que necesitas saber

En 2016 la DGT lanzó un nuevo sistema de clasificación de vehículos en función de sus emisiones. Una serie de etiquetas o distintivos ambientales con los que diferenciar de forma sencilla los vehículos más ecológicos de los más contaminantes, que además sirve para aplicar políticas de restricción a la circulación por parte de las grandes ciudades en episodios de elevada contaminación.

Existen un total de 4 distintivos ambientales en la actualidad:

Etiqueta B: El grupo menos ‘limpio’ (más allá de los vehículos que carecen de distintivo ambiental) lo integran los vehículos calificados con la etiqueta ‘B’ (de color amarillo) que identifica a vehículos de gasolina que cumplen la normativa Euro 3 y vehículos diésel de las normativas Euro 4 y 5. Engloba turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2000 y de diésel a partir de enero de 2006, así como de vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías, tanto de gasolina como diésel, matriculados a partir de 2005.

Etiqueta C: Este distintivo corresponde a los vehículos de gasolina que cumplen las normativas Euro 4, 5 y 6 y los diésel que cumplen la Euro 6. Así, esta categoría la forman turismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2006 y diésel a partir de 2014, además de vehículos de más de 8 plazas y de transporte de mercancías, tanto de gasolina como de diésel, matriculados a partir de 2014.

Etiqueta ECO: El siguiente peldaño más ‘limpio’ lo ocupan los vehículos con etiqueta ‘ECO’ (de color verde y azul). Esta etiqueta engloba a turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías clasificados en el Registro de Vehículos como vehículos híbridos enchufables con menos de 40 km de autonomía, híbridos no enchufables, vehículos propulsados por gas natural comprimido (GNC), así como los propulsados por gas licuado del petróleo (GLP).

Etiqueta ‘0 emisiones’: Identifica a los vehículos menos contaminantes y engloba a todos los ciclomotores, triciclos, cuadriciclos y motocicletas, así como a los turismos, furgonetas ligeras, vehículos de más de 8 plazas y vehículos de transporte de mercancías clasificados en el Registro de Vehículos de la DGT como vehículos eléctricos de batería (BEV), eléctricos de autonomía extendida (REEV), eléctricos híbridos enchufables (PHEV) con una autonomía mínima de 40 km o como vehículos de pila de combustible.

 

Para conseguir el distintivo ambiental ECO adaptando tu vehículo a autogas/GLP o GNC, éste debe disponer previamente del etiquetado C, es decir, cumplir como mínimo la normativa Euro4 en el caso de los gasolina (a partir de 2006) o la normativa Euro6 en el caso de los diésel (a partir de 2014).

Los vehículos con el distintivo ambiental ‘ECO’ poseen numerosas ventajas en distintas ciudades de toda España. Algunos ejemplos son:

  • Bonificación de hasta el 75% en el impuesto de circulación en Madrid y en Barcelona.
  • Acceso a la circulación por el bus VAO de Madrid o Barcelona dependiendo de las indicaciones.
  • Descuento del 50% en el aparcamiento regulado en Madrid.
  • Descuentos del 30% en los peajes de la Generalitat de Cataluña.
    • Acceso al centro de las ciudades cuando haya restricciones a la circulación por contaminación.

Si dispones de un vehículo con etiqueta C y lo adaptas a autogas/GLP o GNC, puedes solicitar el distintivo ambiental ECO físicamente en una Oficina de Correos. Tiene un coste de 5€ y es necesario adjuntar el DNI del titular y una imagen del permiso de circulación del vehículo con la instalación del KIT GLP ya legalizada. También se puede solicitar vía online, a través del siguiente enlace: https://tienda.correos.es/product/distintivo-ambiental-dgt

Por otra parte, si deseas consultar el distintivo ambiental que corresponde a tu vehículo, puedes hacerlo a través del siguiente enlace:
https://sede.dgt.gob.es/es/vehiculos/distintivo-ambiental

 

Los municipios de más de 50.000 habitantes deberán establecer zonas de bajas emisiones

El acuerdo que alcanzó recientemente el Gobierno para establecer la Declaración de Emergencia Climática y Ambiental en España obligará a los municipios de más de 50.000 habitantes a limitar la circulación a los vehículos más contaminantes, estableciendo zonas de restricción de emisiones.

Esta medida, que provocaría actuaciones y escenarios similares a los ya vistos en Madrid Central y que tiene como objetivo la lucha contra el cambio climático en España, se sumará a las 30 lineas de actuación marcadas por el Gobierno como respuesta a la emergencia climática.

Se espera que la medida se implante durante los próximos meses en más de 150 municipios, aunque todavía se desconoce la forma en la que se diseñarán las acciones adoptadas por cada uno de ellos, ya que en muchos casos las localidades tendrán su autonomía en el establecimiento de las restricciones.

Hay 4 distintivos ambientales para catalogar los vehículos en base a sus emisiones:

Distintivo ambiental B (amarillo): Destinado aurismos y furgonetas ligeras de gasolina matriculadas a partir de enero de 2001. En el caso del diésel o de vehículos pesados o de más de 8 plazas, a partir de 2006.

Distintivo ambiental C (verde): Destinado a turismos y furgonetas ligeras matriculadas a partir de enero de 2006 (gasolina) o a partir de septiembre de 2015 (diésel). En el caso de vehículos pesados y de más de 8 plazas, a partir de 2014.

Distintivo ambiental ECO (azul y verde): Destinado a eléctricos enchufables (autonomía inferior a 40 kilómetros), híbridos no enchufables, vehículos que funcionan con gas natural (GNC o GNL) o gas licuado del petróleo (GLP). En este caso, deben cumplir con los criterios del distintivo ambiental C.

Distintivo ambiental 0 (azul): Destinado a eléctricos de batería, eléctricos de autonomía extendida, eléctricos híbridos enchufables (autonomía de 40 km) o vehículos de pila de combustible.

 

Plan Renove 2020 Euskadi: ayudas para comprar coche

El nuevo Plan Renove 2020 de Euskadi, el programa de ayudas anuales gestionados por el Ente Vasco de la Energía se pondrá en marcha a partir de hoy jueves 30 de enero de 2020.

El Plan Renove 2020 de coches en Euskadi, promoverá la adquisición de vehículos eléctricos puros, híbridos, a gas natural, hidrógeno y GLP.

Se destinarán para ello 5.000.000€ a la sustitución efectiva de vehículos antiguos de baja eficiencia –que deberán ser achatarrados- por vehículos nuevos de la más elevada calificación energética (A) en el caso de turismos de gasolina o gasóleo, así como aquellas furgonetas de gasolina o gasóleo con bajos niveles de emisiones GEI.

Actuaciones subvencionables Renove 2020 de vehículos

Vehículos ligeros eléctricos puros

Cuantía de la ayuda: 3.000€

Vehículos ligeros híbridos enchufables o eléctricos de autonomía extendida

Cuantía de la ayuda: 2.500€

Vehículos ligeros híbridos no enchufables

Cuantía de la ayuda: 1.500€

Vehículos ligeros a gas natural

Cuantía de la ayuda: 1.000€

Vehículos ligeros de hidrógeno

Cuantía de la ayuda: 3.000€

Vehículos ligeros de GLP

Cuantía de la ayuda: 1.000€

Vehículos de gasolina o gasóleo (diésel) de categoría M1, con calificación energética A

Cuantía de la ayuda: 1.000€

Vehículo de gasolina o gasóleo (diésel) de categoría N1, con MMA menor de 2.500 kg y emisiones GEI inferiores a 114 gr CO2/km

Cuantía de la ayuda: 1.000€

Vehículo de gasolina o gasóleo (diésel) de categoría N1, con MMA igual o mayor de 2.500 kg con emisiones GEI inferiores a 184 gr CO2/km

Cuantía de la ayuda: 1.000€

Fuente: elcorreo.com

 

Cinco diferencias entre un coche de gas natural y un coche GLP

Analicemos las cinco diferencias entre un coche de gas natural y un coche GLP. Si quieres hacerte con un coche que pueda llevar la pegatina Eco de la DGT, es muy probable que te hayas planteado comprar bien un coche de GLP, bien uno de gas natural. Ambos tipos de sistemas de propulsión pueden llevar este distintivo; ahora bien, ¿en qué se diferencian entre ellos?

Y es que aunque ambos tienen un sistema de propulsión que funciona por gas, se trata de distintos tipos de gas, y existen diferencias entre los coches de GLP y los de GNC (gas natural comprimido). Es cierto que ambos suponen un importante ahorro en gastos de combustible, ya que el precio del GLP y el GNC es inferior al del litro de gasolina o diésel. También es más eficiente en cuanto a las emisiones contaminantes, ya que la combustión de este carburante emite menos partículas a la atmósfera que los combustibles clásicos. Pero, ¿en qué se diferencian? Principalmente, en estos cinco puntos.

 

1. El tipo de combustible

La primera y principal diferencia entre los coches de GLP y los de gas natural es, sin lugar a dudas, el tipo de combustible o fuente de energía que emplean. Y es que aunque ambos son gases, no es lo mismo el gas licuado del petróleo (GLP) que el gas natural comprimido (GNC).

  • GNC: este está formado por casi en un 90% de metano; es similar al que se usa en las calefacciones de casa, pero para su uso en automóviles se vende comprimido.
  • GLP: el gas licuado del petróleo es el resultado de la mezcla de butano y propano.

 

2. El precio

La segunda gran diferencia entre los coches de GLP y los que se mueven por GNC es el precio que han de pagar por su principal fuente de energía. Actualmente, y quizás dado que el GLP es más fácil de encontrar que el GNC, el precio del licuado del petróleo es algo más económico; el litro cuesta alrededor de los 0,70 euros.

Por su parte, el GNC  tiene un precio algo superior (si bien sigue siendo más barato que el diésel o la gasolina): el kilo cuesta alrededor de 0,90 euros.

 

3. El número de estaciones de servicio

Quizás una de las diferencias más importantes de las existentes entre los coches de GLP y los de GNC es la que se refiere al número de estaciones de servicio que suministra cada una de las fuentes de energía.

El GLP es un tipo de combustible mucho más extendido, con una red de estaciones de servicio que ronda las 600 unidades (una cifra importante, si bien se queda lejos de las 7.000 que hay en Alemania, o las 5.500 que tienen en Portugal).

Por su parte, el GNC no goza de una red de estaciones de servicio tan amplia; de hecho, en España es más bien escasa, y se queda en las 88 (y 11  en Portugal).

Por ello, repostar un coche de GLP es una tarea más sencilla que hacerlo con un coche de GNC.

 

4. Las cifras de consumo y potencia que arrojan

Las cifras de consumo y de potencia que ofrece uno y otro combustible son otra de las diferencias entre el GLP y el GNC. Así, los coches de GLP ofrecen un consumo algo más elevado que los de GNC.

Pero no todo son buenas noticias para los coches de gas natural comprimido. Así, los motores de los coches de GNC, en su conversión para ser utilizados tanto con gas como con gasolina, experimentan una pérdida de potencia que oscila entre un 15% y un 20%. Por su parte, los motores de GLP no ven variación alguna en sus cifras de potencia.

 

5. Cómo se almacena el gas

La manera en que los coches de gas natural y los de GLP almacenan este combustible es la última gran diferencia entre ambos. Como sus propias siglas indican, el GLP es gas licuado; en otras palabras, es un gas que se ha convertido en líquido, por lo que, además de contar con más poder calorífico, se puede almacenar a presiones más bajas, generalmente entre 95 y 110 psi.

Por su parte, el GNC es una gas cuyo estado sigue siendo gaseoso, pero comprimido en depósitos específicos a unos 200 bar, unos 2.900 psi. En caso de fugas, el GNC es liviano y se disipará en la atmósfera, pero el GLP es líquido y como cualquier otro combustible, caerá al suelo.

Fuente: autobild.es